Fabrizio Ballarino



En este post podrás conocer una apreciación personal acerca de la nueva cinta que nos trae Marvel, titulada como Spider-Man: Homecoming, la cual se traduce al castellano como “El hombre araña: De regreso a casa”.

Conocerás un panorama general sobre la trama, tratando de describir las sensaciones producidas, las imágenes transmitidas, las ideas captadas y los planteamientos y acontecimientos a los cuales Peter Parker (Tom Holland), el protagonista de la película, debe enfrentarse y adaptarse.

Alerta: NO spoilers



¿Qué? ¿Pensaste que podrías llegar a conocer algún que otro aspecto avanzado de este film? ¿Alguna escena concreta e importante de antemano? ¿Revelarte algún dato específico? Lamentablemente para algunos, en esta crítica constructiva no verás ningún spoiler ni nada de eso. La idea es brindar un análisis denotativo y connotativo en base a lo que la cinta muestra, pero de manera adecuada e ilusionada.



Spider-Man, el redefinido



Comenzamos por el principio. Como bien sabrán, al menos los más fanáticos y seguidores del universo Marvel, este nuevo Hombre Araña hizo su primera aparición en Captain America: Civil War. Sabemos que se trata de un Peter Parker algo diferente a otras imitaciones en otras entregas anteriores. Estamos delante de un héroe bien joven, que recién se inicia y en el cual parece haber más palabras que acciones en ciertas circunstancias. Y en su film Homecoming veremos algunas coherencias con esa cruzada de y con aquellos personajes.



Pasando al rodaje central de esta nota, apreciaremos a un Hombre Araña tan extrovertido como inmaduro, tan inseguro como incoherente, tan impredecible como dubitativo y tan predispuesto como ignorado.

Al ser alguien joven, nos encontraremos con los problemas de un típico adolescente… además de mezclarse y agregarse los inconvenientes y responsabilidades de ser un héroe y las circunstancias que plantean el mundo de los adultos. Aquella frase conocida de “un gran poder conlleva una gran responsabilidad” se aplica de muy buena manera, irónicamente se la tiene en cuenta en todo momento, no de forma explícita, sino más bien implícita.

El joven Parker busca encontrar su hueco entre las personas de su par, entre los muchachos y muchachas de su rango de edad, no obstante, también quiere tener su debido reconocimiento como el superhéroe que es. Tratar de lograr varias cosas al mismo tiempo no es nada fácil. A veces, el pretender hacer todo provoca no llegar a nada. Pero eso no quiere decir que esto se aplique a este film. La cuestión viene más bien en qué tanto lo logra el joven Parker.



El crossover con Iron Man se da. No voy a decirte de qué manera ni cuánto. Pero sí es bueno y comprensible poder decirte que Marvel ha sabido mantener el protagonismo de Siper-Man. Eso se agradece.

La trama establece un buen equilibrio entre la acción y el drama. Admito que no llega al nivel de , en donde Hugh Jackman interpreta por última vez a Wolverine, pero al menos lo intenta a su propio modo y da un producto bastante atractivo en ese sentido.

Aquí, la tecnología cobra un gran relevamiento, sea tanto para las escenas de la película como para el desarrollo que se da dentro de la misma. Es innegable asociar esto último con la presencia de Tony Stark. Y hablando de él, se demuestra como el hombre rico y reconocido que ya es, aquel que no se preocupa por la fama ni el dinero, pues ya la tiene asegurada; y que refleja su sabiduría a un determinado nivel de soberbia (por así llamarlo de un modo).

No es spoiler decirles que intenta dar ejemplos a Peter, eso es algo que se ve hasta en los trailers conocidos. Lo irónico viene más bien al final de la trama. ¿Qué sucede con las palabras y acciones de Tony Stark? ¿La inspiración hacia Iron Man sirvió de algo para la formación del Hombre Araña? ¿Spier-Man obtiene el reconocimiento merecido? ¿El joven Parker da un paso en su madurez? ¿Roba protagonismo la presencia de Tony Stark? Muchas preguntas para un solo film, muchas interrogantes que se van dando y repitiendo a lo largo del mismo. Las respuestas las vas a ir apreciando a medida que avanza la cinta. Algunos podrán llegar a determinadas conclusiones, otros verán ciertos apartados con otra perspectiva.

Lo que quiero decir, es que si bien se dan varias soluciones a diversos interrogantes, no necesariamente tiene que ser apreciado de la misma manera por todos. Eso es algo bueno, atractivo y muy bien logrado en esta cinta.



Una buena trama conlleva una buena acción



Los efectos visuales, la ciencia ficción, el sonido, las imágenes y las impresiones logrados son muy buenos. La fantasía se mueve al ritmo de la acción, la (in)madurez al ritmo de la paciencia, los logros al ritmo de los errores aprendidos y el protagonismo al ritmo del esfuerzo.

El Buitre es el villano central, interpretado por Michael Keaton. Acá se aclaran los comienzos del mismo, quien tuvo un cambio con el paso de los años debido a su ambición y poder.

Se trata de demostrar y explicar el porqué de su versatilidad, qué le llevo a tomar esos caminos y las causas-consecuencias de sus planes y accionar.

Es obvio que entre el Buitre y el Hombre Araña existe una rivalidad muy fuerte. Incluso, el primero llega a tal punto de querer eliminar completamente al segundo, algo normal en este tipo de tramas.

Hasta aquí, todo sigue con cierta lógica. Las cosas se van dando con cierta costumbre en cierto sentido si lo miramos desde el punto de vista estructural al que las películas de ciencia ficción nos tienen acostumbrados.

Se producen escenas de combate, con muy buenas sensaciones en el resultado final que Marvel nos ha otorgado. Jon Watts, el director de este proyecto, y el resto del equipo realizaron una muy buena labor tanto en general como en los detalles particulares.



Lo más llamativo viene en un determinado momento de la película. Cuando parecían no ser suficientes los problemas de ser un superhéroe para Spider-Man, los inconvenientes sentimentales de Peter Parker se ven en una apabullante situación que le es muy difícil de asimilar.

Sus sentimientos se entremezclan con sus deberes, su pensamiento se enfrenta a sus sentimientos, su cabeza combate constantemente con su corazón, la moral y la ética se cuestionan con la bronca y su inmadurez se comienza a ver atormentada a medida que trata de llegar a un punto de razonamiento adulto.

Sea para bien o para mal, Parker toma una decisión concreta y va tras ella. A pesar de las cosas que deja de lado y aquellas oportunidades perdidas, quiere lograr otras metas con diferentes méritos.

Al final, veremos a un Parker con una visión cambiada con respecto al inicio. No puedo decirles si se llega a un punto de madurez alto ni nada por el estilo, incluso no lo sé. Aquí es donde retomo algunas de mis palabras anteriores: si bien se dan varias soluciones a diversos interrogantes, no necesariamente tiene que ser apreciado de la misma manera por todos. Saldrás de la sala con un planteamiento diferente, quizás radical o quizás hasta algo conservador. Pero créeme que te llevarás un buen gusto. Marvel ha logrado una buena cinta. Mezcla el humor con la seriedad de una gran manera, las preguntas con las respuestas en su debido tiempo, y las palabras y la acción con una grata implementación.



¡Esperá, no te vayas todavía!



Ah, por cierto… una vez que termine, no te apresures y no te levantes y vayas corriendo. Recordá que en las películas de Marvel (casi) siempre suelen haber algunas escenas post créditos, y ésta es una de ellas. De nada por ese tip

Comentarios

Comparto un comic de spiderman: Spidey Zine por HANNAH BLUMENREICH
http://www.hannahblumenreich.com/spidey-zine/
Risa

  • Citar »

Deje su comentario:

(comentarios ofensivos o que no hagan al enriquecimiento del post serán borrados/editados por el administrador sin previo aviso)

Security Image

Negrita Cursiva Imagen Enlace