Fabio Baccaglioni



No sólo se trató de un testeo exitoso y un auto volador yendo en ruta transmarciana, además viaja en el auto un pequeño disco con la trilogía de Fundación de Isaac Asimov (si, son más libros pero la original era una trilogía).

Lo interesante de este disco es cómo está hecho. No es un CD ni un DVD, es otro formato basado en principios parecidos pero con una durabilidad mucho mayor, y ahí está lo interesante. No es un medio barato y es bastante novedoso, es más es casi imposible que una civilización futura o de otro planeta pueda leer su contenido si no posee la tecnología adecuada, pero los datos quedarán allí seguros durante milenios.



El proyecto proviene de la Arch Mission Foundation que busca preservar el conocimiento y la cultura humana en un formato que perdure y diseminarlo por el sistema solar, suena loco porque un poco lo es, pero en este vuelo tienen su primer intento exitoso. El objetivo es alcanzar la Luna en 2020 con esta gran base de datos en formato físico. 2030 para Marte.

El disco es un invento del Dr. Peter Kazansky de la universidad de Southampton (Aquí tienen el paper con los detalles técnicos), son discos de silicio lo que le dan una vida útil de... bueno, 13.800 millones de años, así que no fallarán como los CDs donde se desprendía la capa de escritura. Esto es sencillamente por las particularidades físicas del silicio y porque es un disco sólido de un sólo material. Mientras la temperatura no supere los 1000 grados la información persiste.



La misma es grabada con un láser 5D (femtosecond laser writing) que escribe cada byte en un tamaño de 20nm con una frecuencia distinta (visible en color). Es reacomodar las moléculas con una polarización particular, el resultado es un byte inamovible que perdurará mientras la estructura molecular del disco no sea cambiada con, por ejemplo, un exceso de temperatura que lo derrita. Si, funciona como los cristales de la memoria de Superman

La capacidad teórica de estos pequeños discos es de 360TB con lo que se podría tranquilamente cargar mucha mayor información que los tres libros pequeños que elevó SpaceX. Obviamente este disco es bastante diferente al disco dorado de las Voyager que en 1977 comenzaron su viaje estelar, esos eran bastante más sencillos de reproducir Risa

Comentarios

Deje su comentario:

(comentarios ofensivos o que no hagan al enriquecimiento del post serán borrados/editados por el administrador sin previo aviso)

Security Image

Negrita Cursiva Imagen Enlace