Categoría: Espacio

Fabio Baccaglioni

La sonda OSIRIS-REx alcanzó el asteroide Bennu en una de esas largas misiones que nos tendrán en vilo durante años así como los dos que tardó en llegar al encuentro con esta roca de curiosa forma y un diámetro aproximado de 500 metros.

El objetivo es primero explorar la superficie durante un año y medio, luego "tocar" apenas el asteroide y llevarse una porción de pocos gramos de éste. La idea es volver a la tierra con la preciada carga.

Bennu es un asteroide interesante, mucho contenido de carbono, mucha información para entender el origen del sistema solar ya que se estima su origen de hace unos 4.500 millones de años y, de paso, uno de esos objetos que en algún momento de su vida podrían llegar a ser una amenaza seria contra la Tierra o cualquiera de los planetas interiores porque pasará MUY cerca de nuestro planeta en los próximos cien años (si, ya se, no algo de lo que deberíamos preocuparnos todavía ).

Luego de un año de esta exploración la muestra deberá recorrer el camino de retorno durante otros dos años hasta alcanzar la Tierra y descender. Si todo sale bien será la primera muestra física de un asteroide, algo ya de por sí remarcable.

Fabio Baccaglioni

El viaje de InSight comenzó el pasado 5 de Mayo cuando un cohete Atlas V la elevó a nuestra órbita y de allí emprendió el viaje al planeta rojo. Es más simple que el rover Curiosity, no tiene ruedas ni es tan pesada, pero sus instrumentos nos permitirán conocer no lo que hay en la superficie de Marte sino lo que hay por debajo: va a perforar y medir su sismología.

 

Fabio Baccaglioni

Rocket Lab es otra de las empresas privadas que quiere conquistar el espacio pero lo hace con mucho menos presupuesto que SpaceX o Blue Origin. Desde Nueva Zelanda el Electron es un cohete algo distinto que logró su primer vuelo comercial exitoso este pasado domingo 11 de Noviembre de 2018.

Bajo el nombre de "It's Business Time" el Electron llevó a órbita varios pequeños satélites entre los que viajaron dos de Spire Global, para tracking de embarcaciones, y uno de GeoOptics para monitoreo de medio ambiente, un cubesat de estudiantes de Irvine y una demo de dragsail para testear devolver satélites fuera de servicio y sacarlos de órbita.

No son la única empresa buscando en el mercado alternativo de lanzaderas pero es una de las que está más avanzada, tiene algunas diferencias notables para tratar de lograr mejor coste-beneficio, desde cuerpos enteramente de carbono (aun soportando temperaturas criogénicas, una de las ventajas de su proceso de fabricación), motores simples impresos en 3D y con bomba electrónica en vez de las actuales más complejas, etc.

Con este vuelo se consolidan como operador orbital y durante 2019 vamos a ver a varios más sumarse activamente en este segmento.

Nicolas Chamatropulo


Fueron nueve años de operación, donde a pesar de algunos problemas y fallos, el Telescopio Espacial Kepler fue una de esas joyas que ayudó a la humanidad a entender qué hay allá afuera de nuestro planeta. Hoy, el cazador de planetas más prolífico de la historia se despide, el Kepler se ha quedado sin combustible y eso significa su adiós definitivo.

No se trata de ninguna sorpresa, ya sabíamos que el Kepler estaba viviendo sus últimos días antes de quedarse sin combustible, donde debido a su ubicación, detrás de la órbita de la Tierra a unos 151 millones de kilómetros, era imposible pensar en una misión de reabastecimiento.

Nicolas Chamatropulo

Ya estábamos un tiempo sin los teasers de Musk en su timeline y ayer algo parecía moverse en lo referente a SpaceX. Justo hace unas horas hemos conocido la identidad de uno de los pasajeros que irá a la Luna con un cohete de la compañía del que ahora sabemos algo más, ya que Elon Musk ha dado nuevos detalles del diseño del BFR.

Como solemos hacer, recordamos que BFR son las siglas correspondientes a Big Falcon Rocket (o *Big Fucking Rocket para los amigos), otra muestra de la peculiaridad del naming que tienen algunas creaciones del empresario (como The Boring Company) y que hace referencia al que es su cohete más grande. Hasta ahora la compañía realiza vuelos con los Falcon, pero en un futuro de supuestas visitas a la Luna y a Marte el vehículo usado sería este BFR, veamos qué más nos ha contado sobre él.

Fabio Baccaglioni

 

No alcanza con tener el avión más grande del mundo, hace falta tener la carga útil, para ello Stratolaunch anuncia su flota de lanzaderas que despegarán desde el gran avión.

La enorme bestia con 117 metros de envergadura tendrá una variedad de opciones para lanzar desde la estratósfera. Este método de envío ahorra gran parte del combustible (y por ende peso) que un cohete necesita para poner carga útil en órbita, no sólo se vence más rápido la gravedad terrestre, además el aire es mucho menos denso y permite altas velocidades sin tanta carga dinámica.

Y más allá de los cohetes Pegasus, que apenas ofrecen 370Kg en órbita baja, Stratolaunch necesitaba algo más grande y aquí se viene la flota:

Medium Launch Vehicle
Un cohete bastante más potente que el Pegasus con 3.4 toneladas en LEO y seguramente el primero que veremos despegar.

Medium Launch Vehicle – Heavy
Este es una variante del anterior agregando dos cores más para llevar la carga útil hasta 6 toneladas en LEO.

Space Plane
Y por último el que más nos recuerda al transbordador espacial Shuttle porque es básicamente el mismo tipo de diseño, otras empresas buscan enviar algo parecido pero por el momento no hemos visto ninguno que repita el concepto. Obviamente este es más por la imagen que por lo real porque recién está en estudio de diseño

El MLV estará haciendo sus vuelos de prueba para el 2022, lo bueno de Stratolaunch es que detrás está Paul Allen, ex fundador de Microsoft, quien tiene suficiente presupuesto para llevar a cabo cualquier cosa que se proponga así como ya lo hizo con el avión nodriza de la empresa.

Via Stratolaunch

Fabio Baccaglioni

Hace unos minutos la NASA hizo oficial el anuncio de las cuatro tripulaciones iniciales que volarán desde Cabo Cañaveral por primera vez desde que la NASA jubiló al Space Shuttle.

Así es, todo este tiempo la NASA no tuvo lanzadera propia. El único medio para llegar a la ISS ha sido las viejas y eficaces Soyuz de Rusia y mientras tanto los EEUU se habían quedado en uno de los peores parates de la historia del viaje espacial para la agencia que más éxito había tenido llevando gente al espacio. Ahora esto cambia pero en una modalidad distinta: bajo empresas privadas.

Tanto SpaceX como Boeing actúan como proveedores de la NASA pero ya sin el esquema contratista que tenía anteriormente la agencia, este, en cambio, les deja mucho más margen para competir y abarata los costos aunque también le quita un poco de rol a la NASA en la toma de decisiones salvo las dos principales: el presupuesto y la validación final. Sin esta certificación la NASA no permitiría que una nave de capacidad orbital pudiera despegar desde territorio de los EEUU con tripulación, ni siquiera si es una misión privada o turística.

¿Cuándo veremos estas misiones? Las primeras dos, tanto de Boeing como de SpaceX serán hacia fin de año sin tripulación pero con la cápsula ya lista y simulando un vuelo tripulado.

En Noviembre de 2018, este mismo noviembre, volará la Demo-2 de SpaceX y en Abril de 2019 lo hará tripulada. Los tripulantes serán Bob Behnken y Doug Hurley, ambos con experiencia en misiones del Shuttle Endeavour y Atlantis, así que no son ningunos novatos y su cápsula Dragon 2 será lanzada desde la Launch Pad 39A del Kennedy Space Center en Florida, EEUU.

Por el lado de Boeing y la CT-100 Starliner también hay vuelo diferenciado, uno para fin de año (sin especificar el mes, estimo Diciembre) también sin tripulación y la tripulada en el primer semestre de 2019 con Eric Boe , Chris Ferguson y Nicole Aunapu Mann , los dos primeros con experiencia en la Endeavour, Atlantis y Discovery pero la tercer astronauta será la "novata" en esta misión ya que fue seleccionada como astronauta recién en 2013, es de la nueva camada.

Pueden seguir todos los adelantos de estas misiones desde el sitio dedicado de la NASA

Fabio Baccaglioni
No se trata de meras fotografías satelitales, para eso tenemos fuentes de sobra, en cambio la NASA está liberando capas y capas de observaciones MODIS y metadatos que nos permiten explorar durante veinte años qué se midió en la Tierra.

View post on imgur.com


Con decenas de satélites a tu disposición y la posibilidad de elegir el día exacto de cada una, se pueden analizar los datos de los satélites Terra y Aqua lanzados en 1999 y 2002 respectivamente. Hasta hace poco los datos alcanzaban hasta 2012 pero desde ahora estan disponibles hasta 2018 hace pocos días atrás.

Interesante también es la posiblidad de crear gifs animados con la secuencia que uno desee utilizando las capas de instrumental seleccionadas, algo muy útil para mostrar la evolución de distintas regiones y cómo se ven afectadas por los cambios climáticos. Ideal para denegadores compulsivos Risa

Lo ven aquí en el World View de la NASA

Via Discovery Magazine
Fabio Baccaglioni


La SpaceShipTwo poco a poco se perfila para sus primeros vuelos comerciales luego de una larga y dura carrera contra la corriente para poder recuperarse de su accidente de 2014 y certificarse para vuelos tripulados. Ayer el hito fue un segundo vuelo a motor preparándose para una misión completa.

El vuelo contó con piloto y copiloto de pruebas, todos los asientos de la versión final listos y un nuevo récord para la renovada plataforma con una velocidad máxima de Mach 1.9 y una altitud máxima de 34.900 metros (114.500 pies).

Los pilotos Dave Mackay y Mark "Forger" Stucky encendieron el motor híbrido por 31 segundos, el mismo consta de un compuesto sólido parecido a la goma, HTPB, y óxido nitroso. Una vez alcanzada la altitud máxima activaron el "feathering", el sistema que cambia la posición de las alas para poder descender más suavemente y con mayor control.



Con este vuelo pudieron probar mejor las superficies de control a velocidades supersónicas pero todavía no alcanzan la altitud final que será de 100.000 metros para los vuelos turísticos. El problema para Richard Branson y su equipo de Virgin Galactic es que actualmente cuentan con mucha competencia del lado de Blue Origin de Jeff Bezos (Amazon) quien ofrecerá el mismo servicio pero en una plataforma más tradicional como un cohete con cápsula. La SS2 es, en cambio, un avión cohete con alcance suborbital.

El vehículo aterrizó sin problemas en el Mojave Air and Spaceport en su segundo vuelo desde el del 5 de Abril, y si bien ya hay supuestamente muchos tickets vendidos, habrá que ver cuándo realmente empiezan los vuelos con pasajeros. El mismo Richard Branson comentó que será de la partida este año.

Via Virgin Galactic
Fabio Baccaglioni


Blue Origin siempre es comparado con SpaceX pero eso tal vez sea un error, okey, tenemos al millonario excéntrico manejándolo como proyecto personal pero el ritmo en el que se mueve Jeff Bezos es totalmente distinto, más paciente, más "controlado".

Así estamos en el octavo vuelo de la New Shepard que no sólo fue el de mayor altitud sino que, como nos tiene acostumbrados, despegó, aterrizó y le dio un paseo parabólico a la cápsula con las "ventanas más grandes" como les gusta decir (que por cierto, es correcto).



La cápsula (Crew Capsule 2.0) ya había sido lanzada el año pasado con el maniquí para emular una tripulación pero esta vez no hacía falta, el apogeo del lanzamiento llegó a los 351.000 pies que, traducido en una medida coherente, serían 107 kilómetros.



Esta es la mayor altitud alcanzada por el sistema de Blue Origin que es tan sólo suborbital y dura apenas unos minutos, la idea original, turismo espacial, está bastante cerca y si todo sigue saliendo igual de bien es altamente probable que para fines de este año o principios del que viene tangamos algún vuelo tripulado de prueba.

Blue Origin obviamente no se queda en esto, las pruebas sobre su motor BE-4 y el hecho de que United Launch Alliance lo utilizará para sus lanzadores (y así evitar a Rusia como proveedora de motores) deja en claro que Bezos no sólo quiere sus propios cohetes sino participar del negocio a lo grande. Además está en desarrollo el New Glenn que debería realizar sus primeros vuelos para 2020 y es la competencia directa al BFR de SpaceX.