Fabio Baccaglioni



Mucho se está hablando de la próxima generación de Intel, normalmente sus productos van en un ciclo muy bien definido, tick-tock, un tick es un cambio de proceso, un tock es el asentamiento y maduración del mismo, Ivy Bridge es un Tick porque a partir de ese modelo pasarán a fabricar los procesadores a 22 nanómetros.

Este cambio trae, por suerte para Intel, varias ventajas sobre sus rivales, la más obvia es la superificie menor de silicio utilizada y por ende el menor consumo de energía y la posibilidad de aumentar la performance. Además hay cambios en la arquitectura como en cada nueva generación, pero el tamaño es lo que más cambia entre un Sandy Bridge y un Ivy Bridge.

Así que la vedette pasa a ser el GPU más que el CPU y ahí se empieza a poner interesante, el nuevo GPU HD4000 soporta DirectX11, pasa a tener 16 unidades de ejecución (de 12), tiene su propia caché L3, mejoras en el procesamiento por ciclo de reloj, más paralelismo y mejoras en QuickSync. Todo esto también a 22nm.

El rival primario, a nivel GPU, es la oferta del rival, el AMD Brazos, que pulverizaba al HD3000 pero con un CPU mediocre, ahora Intel puede ofrecer un procesador superior con un GPU "a la altura" aunque según los benchmarks de Anandtech todavía le falta un trecho a Intel en el mundo de los GPU

Intel lanzará procesadores Ivy Bridge de cuatro núcleos inicialmente con la numeración inferior a 3800, los modelos entre 3800 y 3900 son actualmente los Sandy Bridge E, el más potente en la primer etapa será el Intel Core i7 3770K de 3.5GHz, 4 núcleos, 8 threads, turbo hasta 3.9GHz, gráficos HD4000, un TDP de 77W y un precio estimado de u$s 332.

Es interesante notar que Intel antes dejaba sin GPU a los procesadores más potentes, para esta nueva generación parece que estan tratando de dar un paso más en el lugar de apropiarse de ese mercado tan interesante.

Del lado del CPU es todo potencia, no hay forma de vencer a la arquitectura actual de Intel y AMD tiene demasiado terreno perdido. Es en el mercado de los GPUs, gracias a la incorporación de Ati, que lograron pasarlos, pero... Intel no está dando el brazo a torcer.

NVidia será la gran perdedora en este mercado, si tanto Intel como AMD integran sus CPU+GPU de manera natural (todavía es un parche notable) ¿quien necesitará una placa de video discreta? Por algo NVidia está dedicando tanto a la producción de procesadores para móviles con diseños de ARM, el mercado x86 hubiese sido más interesante con NVidia creando sus propios procesadores, pero la maldición de las patentes lo impide.

Les recomiendo ver todos los benchmarks de Anandtech para ir conociendo este procesador.

Comentarios

Deje su comentario:

(comentarios ofensivos o que no hagan al enriquecimiento del post serán borrados/editados por el administrador sin previo aviso)

Security Image

Negrita Cursiva Imagen Enlace