Fabio Baccaglioni

Rocket Lab es otra de las empresas privadas que quiere conquistar el espacio pero lo hace con mucho menos presupuesto que SpaceX o Blue Origin. Desde Nueva Zelanda el Electron es un cohete algo distinto que logró su primer vuelo comercial exitoso este pasado domingo 11 de Noviembre de 2018.

Bajo el nombre de "It's Business Time" el Electron llevó a órbita varios pequeños satélites entre los que viajaron dos de Spire Global, para tracking de embarcaciones, y uno de GeoOptics para monitoreo de medio ambiente, un cubesat de estudiantes de Irvine y una demo de dragsail para testear devolver satélites fuera de servicio y sacarlos de órbita.

No son la única empresa buscando en el mercado alternativo de lanzaderas pero es una de las que está más avanzada, tiene algunas diferencias notables para tratar de lograr mejor coste-beneficio, desde cuerpos enteramente de carbono (aun soportando temperaturas criogénicas, una de las ventajas de su proceso de fabricación), motores simples impresos en 3D y con bomba electrónica en vez de las actuales más complejas, etc.

Con este vuelo se consolidan como operador orbital y durante 2019 vamos a ver a varios más sumarse activamente en este segmento.

Comentarios

Deje su comentario:

(comentarios ofensivos o que no hagan al enriquecimiento del post serán borrados/editados por el administrador sin previo aviso)

Security Image

Negrita Cursiva Imagen Enlace