Fabio Baccaglioni

La sonda OSIRIS-REx alcanzó el asteroide Bennu en una de esas largas misiones que nos tendrán en vilo durante años así como los dos que tardó en llegar al encuentro con esta roca de curiosa forma y un diámetro aproximado de 500 metros.

El objetivo es primero explorar la superficie durante un año y medio, luego "tocar" apenas el asteroide y llevarse una porción de pocos gramos de éste. La idea es volver a la tierra con la preciada carga.

Bennu es un asteroide interesante, mucho contenido de carbono, mucha información para entender el origen del sistema solar ya que se estima su origen de hace unos 4.500 millones de años y, de paso, uno de esos objetos que en algún momento de su vida podrían llegar a ser una amenaza seria contra la Tierra o cualquiera de los planetas interiores porque pasará MUY cerca de nuestro planeta en los próximos cien años (si, ya se, no algo de lo que deberíamos preocuparnos todavía ).

Luego de un año de esta exploración la muestra deberá recorrer el camino de retorno durante otros dos años hasta alcanzar la Tierra y descender. Si todo sale bien será la primera muestra física de un asteroide, algo ya de por sí remarcable.

Comentarios

Deje su comentario:

(comentarios ofensivos o que no hagan al enriquecimiento del post serán borrados/editados por el administrador sin previo aviso)

Security Image

Negrita Cursiva Imagen Enlace