Fabio Baccaglioni

ente y la plataforma Vega era, por lejos, la más segura en términos estadísticos porque hasta ayer no había tenido ningún fallo jamás. Pero, al parecer, siempre hay una primera vez y un Vega tuvo una mala jornada.

A dos minutos de iniciado el despegue el cohete de combustible sólido empezó a cambiar su rumbo a uno anómalo. El cohete había despegado desde el puerto de Kourou en la Guayana Francesa y cargaba el Falcon Eye 1 de 1200kg perteneciente a las fuerzas armadas de los Emiratos Árabes Unidos. Era un satélite construido por Airbus Defence basado en los franceses de la constelación Pleiades y con una órbita esperada de 611Km para obtener fotografías unas 15 veces al día.

El problema, al parecer, estuvo en la ignición de la segunda etapa Zefiro 23. Los restos fueron cayendo hacia el Atlántico sin alcanzar la órbita. No es raro que los cohetes de combustible sólido tengan problemas pero Arianespace parecía tenerlo controlado hasta ahora.


Via ESA

Comentarios

Deje su comentario:

(comentarios ofensivos o que no hagan al enriquecimiento del post serán borrados/editados por el administrador sin previo aviso)

Security Image

Negrita Cursiva Imagen Enlace