Inicio Manualidades Geeks Raspberry Pi – Review

Raspberry Pi – Review

12

La Raspberry Pi es un concepto hecho realidad, el fundador, Eben Upton, quería una computadora simple para estudiantes, que les enseñase a hackear y crear algo propio, hacer lo que muchos hicimos en la década de los 80 pero con algo más actual y notaba que los estudiantes cada vez tenían menos conocimiento de cómo funciona todo.

Desde 2006 a 2008 la idea pasó de un concepto a un diseño, luego a un prototipo y para el 2011 ya se anunció formalmente la Raspberry en dos modelos de 25 y 35 dólares cada uno. Si hacemos el paralelo la OLPC pasó por lo mismo, de un sueño, la idea concreta, el prototipo, la fabricación, los gobiernos de países, las escuelas. Pero se soñaba con equipos de u$s 100 y pasaron a costar más de u$s 200. Okey, la OLPC tiene a su favor haber inventado un gran negocio: la netbook.

La Raspberry probablemente mejore un negocio que ya existía, uno en el que Arduino ya tenía una pieza de hardware pero le faltaba la otra mitad, la mitad comprensible por la mayoría. Una pequeña computadora que todos pudiesen hackear y modificar a gusto. La Raspberry Pi no es potente, no es irreemplazable, pero logró mantener la idea original y salir al público con ese precio, esos 35 dólares, así, como una plaquita, como hace 30 años fue la Apple I o la TRS-80, volver a las bases.

En Tecnogeek estuvimos probando una y aquí les contamos de que se trata…

Diseño

El Modelo B, el cual estuve testeando, es el que más se ha solicitado, la única diferencia sustancial con el modelo A es la memoria RAM y por 10 dólares no se justificaba el primero.

Este cuenta con un SoC (system on a chip) Broadcom BCM2835 en el cual hay un ARM1176JZF-S a 700MHz, 256MB de RAM, un GPU Broadcom VideoCore IV con Open GL ES 2.0. El GPU es tal vez lo más potente del conjunto ya que, con drivers adecuados, permite reproducir video en 1080p a 30fps en formatos H.264/MPEG-4 de alto perfil, es decir, como Blu Ray.

La placa es bien compacta, con 85.60mm x 53.98mm x 17mm de tamaño, con muchos puertos y conectividad. Hay dos puertos USB, conector Ethernet para la red, HDMI para video, RCA para video “a la antigua”, un slot SD para la unidad de almacenamiento, una salida de 3.5mm de audio y dos filas de 13 pines cada una de “General Purpose Input/Output” (GPIO) para expansiones futuras y seguramente controlables por software, cosa que todavía no hice pero que ya he visto algunos proyecos que aprovechan.

Todo esto se alimenta meidante un slot microUSB utilizando un adaptador que tenga al menos 700mA, utilicé el de la BlackBerry PlayBook para testeo y alcanzó perfectamente.

La ubicación del slot SD, en la parte inferior, hace que al tamaño total de la placa tengamos que sumarle unos 10-15 milímetros extra.

La Raspberry es tan sólo esto, no tiene nada. Entonces para hacerla funcionar nos hará falta una serie de dispositivos que no estan incluídos en el precio: teclado, mouse, red por ethernet (no hay WiFi), el adaptador de energia, un cable HDMI y el monitor que se pueda utilizar a tal efecto.

Como verán, la idea de la Raspberry no es que sea un equipo personal, es para tenerla de dispositivo de hackeo y pruebas. El “problema” de diseño es que al requerir tantos accesorios extra y no proveer una forma de utilizarla remotamente, tenés que utilizar demasiados periféricos que normalmente no sobran en tu hogar, por lo tanto hay que tenerlo en cuenta.

A futuro la gente de Raspberry quiere venderlas con un pequeño cuerpo o gabinete sin costo adicional, pero como es la primer versión, a tener todos los cables colgando!

Setup

Lo primero que uno quiere hacer cuando recibe por correo un dispositivo semejante es probarlo ya mísmo, pero si ya leyeron la lista de cosas que hay que preparar antes de conectarla, todavía falta el software que hay que preparar.

El sistema operativo de la Raspberry se carga desde una memoria SD que funciona cual disco rígido o unidad SSD, y para ello van a necesitar una tarjeta SD de al menos 2GB en adelante.

La distribución de Linux que elijan puede ser de entre una gran variedad de experimentos, utilicé la Debian preparada específicamente para este hard, además oficialmente soportan esta y una distro de Arch y otra QtonPi.

Aquí van a notar el primer problema, no es para nada difícil instalarla en una memoria SD si tienen una lectora para las memorias (mi notebook tiene una, fácil de hacer), sea desde Linux o Windows se puede hacer sin problemas, se toma unos minutos y queda lista.

Pero al iniciar la Raspberry, nota: al enchufarla, ya que no hay interruptor, a veces no pasa nada. La desilusión es grande.

El primer inconveniente que notarán es que no todas las memorias SD funcionan bien. Es raro, estimo que es un problema de hardware o del proceso de booteo, jamás he tenido problema con un pendrive con Ubuntu en todos estos años ¿por qué aquí sí? ni idea, simplemente volví a grabar una memoria y luego de eso booteó perfectamente.

Pero es un tema a tener en cuenta para los experimentos que realicen con una Raspberry, es caprichosa.

Performance

La potencia del BCM2835 es limitada, no es un Cortex A8 moderno, es un ARMv11 que ya quedó un escalón abajo, los 700MHz tampoco son una maravilla y si tuviésemos que compararlo con un procesador x86 estaríamos a la altura de un PentiumII de 300MHz, es decir, MUY atrás en performance.

Donde no estaríamos tan mal es en GPU, el chip es capaz de descomprimir y mover video en 1080p a 30fps, impresionante ya que muchos celulares modernos con SoC que tienen ARM no tienen para tanto, en teoría está al nivel de una XBox de las originales según leí por ahí. Pero todo esto todavía no se ha visto, el software es la barrera actual.

Por ejemplo el Debian incluído trae Midori como browser, difícilmente podramos ver algo de Flash ahí, pero tampoco HTML5 porque no hay soporte completo en ese browser, y sumado a que estamos bajo arquitectura ARM falta mucho software para poder llegar a ver esos 1080p

La potencia está limitada no por una arquitectura vieja solamente si no por un software inacabado e incompleto, falta de testeo y una larga lista de tareas que habría que completar antes de tener una R-Pi funcional. Pero claro ¡esa es la idea! hackear!

Los entornos disponibles son bastante limitados por esta falta de software especialmente compilado para ARM y cero testeo, esto deja en claro que la R-Pi es el punto de partida. Si veo con cierta molestia que aparezcan de golpe mil y unas distros para la plataforma, con tres ya es más de lo necesario. Podrían dedicar el esfuerzo a crear una buena base de software y soporte de los drivers así realmente algún día podemos ver esos 1080p.

Los 256MB de RAM son obviamente una limitación para cualquier entorno gráfico, si queremos tener alguna aceleración de video sí o sí hay que compartirlo con el GPU, en la web oficial recomiendan 50:50 , 128Mb para cada uno, y la Debian no soporta todavía este GPU por lo que a duras penas podemos verlo en la XBMC y varios han probado el Quake III ya en el aparatito.

¿que hacer? esperar a que más distros incluyan los drivers 3D por default y mejoren la performance, eso se logrará con tiempo.

El SoC es overclockeable subiéndole la velocidad a la RAM, en la memoria SD hay un archivo, config.txt, que hace las veces de BIOS, uno puede especificarle al SoC varias cosas del comportamiento, principalmente para video. Según leí en varios testeos, hasta 900MHz es estable, más no. Recuerden que el chip ni siquiera tiene un cooler y no es muy estable a esas velocidades.

Conclusión

La Raspberry Pi puede generar confusión en varios que la quieren comprar para armarse una computadora de bajo coste, un Thin Client o un Media Center. No es un equipo para eso, es un equipo que PUEDE ser usado para lo que quieras, pero no fue inventado para que lo conectes y listo, si no para ser hackeado.

Como tal no podés tener cero conocimiento y esperar que funcione todo desde el primer momento, esto será frustrante para los que creían que estaban adquiriendo una “solución”, no, la RaspBerry es un problema, no una solución, es un problema genial en el que uno quiere meterse, como armar un rompecabezas o sacarle los virus a la compu vieja de la vecina que está buenísima y casada pero te tiene ganas, si, todo ese problema.

Meterse en este problema es para aquellos que se aburrieron de que venga todo digerido y “siguiente-siguiente-siguiente”, van a tener que aprender de Linux, van a tener que volver a la consola, a compilar paquetes en un equipo lento y limitado, pero a la vez van a poder hacer un millón de cosas nuevas con una placa que entra en la palma de la mano y se puede conectar a todo ¡sólo usando un cargador de celular como fuente!

¿Vale la pena? no es una pregunta que me deban hacer, les devolvería con otra pregunta ¿te gusta hackear y armar cosas por tu cuenta? ¿le vas a dedicar el tiempo que merece? si tu respuesta es “sí” entonces tendrás en la R-Pi un lindo juguete para aprender y divertirte.

Pero hay algo más, que es lo bueno de la historia, como mencioné antes, esto es como la OLPC, es una idea que abre infinidad de posibilidades a muchos fabricantes de hacer cosas inclusive con mucha mayor performance, o usando Android o procesadores más potentes, SoCs que ya tengan sus drivers de video y un largo etcétera.

Imaginen un universo de posilidades donde, por suerte, habrá muchas opciones para el que quiera hacerlo por su cuenta, el Do It Yourself que nos habían quitado hace unos años entre tanta Mac y Tablet, al alcance y por un precio ínfimo.

Gracias a Agustín Nieto (elagusdelagente) por prestarnos el equipo para testeo!

Artículo anteriorJumpshot: el pendrive que vas a querer darle a todo familiar
Artículo siguienteKontron, ARM y el formato MiniITX
TG Founder, editor principal y redactor incansable, tecnófilo y space lover, blogger y vlogger, no ingeniero, sólo autodidacta

12 COMENTARIOS

  1. "El Modelo B, el cual estuve testeando, es el que más se ha solicitado, la única diferencia sustancial con el modelo A es la memoria RAM y por 10 dólares no se justificaba el primero."

    Una frase un poco inentendible, no? 😀

  2. Me parece que el modelo A viene sin placa ethernet y con un USB menos, ademas me parece que desde cierto momento se decidió que los dos modelos tengan la misma ram (ojo, son datos de memoria y no chequeados :P)

    Buen review =)

  3. Yo ya compré la mia y en 3-4 meses la tendré en mis manos. Hay lista de espera y por ahí para cuando llegue ya habrán resuelto un montón de cosas, pero el potencial que tiene me encanta. Ya le vengo dando duro a los Arduino y cuando vi la Raspberry dudé un poco antes de animarme. Nos vemos en Navidad 😀

  4. Un detalle: YO no me la compré porque a nosotros no nos sale "u$s35" sino u$d48, eso si los de la Aduana se nos amigan.
    Estoy interesado (aun) para armar un arcade, el bichito con un debian sin X, Mame, y la SD llena de ROMS 😉 Ya tengo el mueble y los botones… veremos!!!!

  5. Para el que quiera algo ya listo para el media center, con procesador de arquitectura x86 (o sea, que además de cualquier distro Linux pueda correr Windows actuales y no limitado a Windows 8 RT), con su propio storage, WiFi, Bluetooth y demás boludeces, por supuesto [b]muchísimo más caro[/b] que la Raspberry Pi, averiguen por el Intel NUC [url]http://www.geek.com/articles/chips/intel-unveils-4-inch-nuc-mini-pc-for-400-20120611/[/url]

  6. Un equipo genial!
    Yo tengo una en venta en mercado libre :D.
    Ojo con DHL que es courrier y no correo, asi que cobra tax astronómicos !!

  7. matixslp dijo:
    [quote]Un equipo genial!
    Yo tengo una en venta en mercado libre :D.
    Ojo con DHL que es courrier y no correo, asi que cobra tax astronómicos !![/quote]

    Para… la tenes publicada a 160USD ? O es otra??

  8. Muchas gente se entusiasmo con la Raspberry pensando que era una compu. Esto es un diseño para los que quieren meter mano y experimentar. Lindo hardware por tan poca plata.

    En ML la venden usada a 160 dólares. UNA LOCURA!!!!!

  9. Esta buena, pero es una lastima que no tenga wifi.
    Por ahora con mis arduinos tengo para seguir jugando largo rato! Y siento que estoy mas en las "bases" que con la Raspberry

Dejá una respuesta