Hace un año y unos meses el Pocophone F1 sorprendió a unos cuantos con un precio ridículamente bajo para un teléfono con un Snapdragon 845. Unos USD 300 para un teléfono con el CPU de uno de 1000, tuvo muchísimo éxito y creó su propio espacio.

Xiaomi, inteligentemente, prefiere darle vida propia y crear una marca entera para los Pocophone, Poco, que para todos los hispanoparlantes es el nombre más ridúculo para una marca pero ¿Qué importa?

Lo curioso del F1 es que siga siendo un excelente teléfono (y barato) en pleno 2020, sus specs estaban muy por encima de lo esperado en ese precio y esta sub-marca merece vida propia. Este año seguramente lanzarán algún otro teléfono bajo esa misma idea de mucho procesador a precio accesible.

Xiaomi tiene un mercado enorme especialmente en India y China, y tienen como segunda marca a Redmi, así que es otro spin off de la marca y con muy buenas perspectivas. Viéndolo desde la distancia parece que ellos crean su propia competencia y marcas para copar el mercado, gran movida, claro, competir con uno mismo 😛

Dejá una respuesta