Era un rumor, se filtraron imagenes y listo, ahora Microsoft la confirma, la “compañera” de la Series X será la Series S en versión mini de tamaño y con menos diseño que una sartén.

Eso sí, el precio será lo que muchos podrán pagar porque “tan sólo” serán USD 299, el precio de una simple placa de video! Si tuviésemos que comprar los mismos componentes que conforman la consola (al fin y al cabo, por dentro, es una PC), nos saldría mucho más caro, pero por 300 dólares podremos acceder a la versión económica de la nueva XBox.

La Series X costará USD 499 con lo que la diferencia ¿Dónde está? Hasta lo que se sabe esta versión reducida será parte de la misma tecnología pero le faltarán cosas como el “Velocity Architecture” para cargar rápido los juegos o el Ray Tracing indicando un GPU menos potente (más barato) además de video a 1080p en vez de 4K, se estiman 4 teraflops contra los 12 teraflops de la Series X. Aun así todavía Microsoft no aclaró los detalles.

Otros rumores hablan, en cambio, de que sí tendría todo eso, llegando a 1440p y 120fps con Ray Tracing, el SSD de 512GB y soporte de 4K, eso sí, todo digital, nada soporte físico, pero eso es esperable.

Usualmente crear dos hardwares distintos es más costoso, lo más probable es que motherboard, CPU y GPU sean los mismos y lo que cambien sean las unidades SSD y alguna limitación artificial en el setup, el objetivo es siempre el mismo: llegar a más gente.

Porque el negocio de las consolas no está tanto en el hardware, aunque parezca, sino en las licencias para los developers de juegos que deben pagar por el uso de los SDK de desarrollo y las licencias de distribución. A la larga Microsoft (o Sony en el caso de la Playstation) ganan más con las licencias y compensan las pérdidas que da el hardware en la primer etapa de fabricación (que luego se compensa también por la producción masiva en serie). Es economía!

En teoría ambas consolas llegarán el 10 de Noviembre aunque todavía no está claro para qué regiones.

Dejá una respuesta