Inicio Tablets Nexus 7 en China, ¿Prohibida?

Nexus 7 en China, ¿Prohibida?

2
Imagen de Asus

En la Argentina últimamente nos quejamos, y con justa razón, sobre las trabas que existen a las importaciones debido a las plantas que “fabrican” celulares, tablets, computadoras y demás en Tierra del Fuego. Mucho de ese proteccionismo en el cual estamos sumergidos hoy es defendido por el gobierno para incentivar la industria tecnológica local. Ese argumento sería válido si realmente se fabricaran los componentes en el país, cosa que no pasa.

También hay un cierto paralelismo con lo que pasa en China, en donde defienden con cuchillo entre los dientes a las marcas locales que fabrican productos similares (por no decir replicas) a los que realizan gigantes mundiales.

Ya vimos lo que pasó en Estados Unidos entre Apple y Samsung y todo el juicio que hubo por las patentes de diseño y el pedido de bloquear la comercialización de varios de los productos de la empresa coreana en ese territorio. Algo parecido le podría estar pasando hoy a Google en China con su nueva Nexus 7.La historia entre Google y China es larga y podríamos recordar un poco como en 2010 fuera censurado por supuestos ataques del gobierno comunista para robar datos de defensores de los derechos humanos, lo cual obligo a Google a mover sus búsquedas de China a Hong Kong.

Hoy las especulaciones indicarían que las demoras en la entrada de la tablet a ese país podrían llegar a ser como represalia a aquella decisión de Google, apoyándose también a la gran cantidad de empresas que realizan un producto similar, las cuales son locales, y vendidas a un precio inferior, según señala Digitimes, y que de ingresar la Nexus a ese juego obligaría a la competencia de precios y la probable desaparición de esos vendedores alternativos como Ainol, Onda, etc. A saber, una tablet en china de uno de estos fabricantes se vende a u$s 150, contra los u$s 199 de la Nexus en Estados Unidos.

Tampoco pareciera importarle al gobierno Chino el hecho de que Asus, la encargada de fabricar la Nexus 7, tenga una presencia muy fuerte en ese país y que seguramente muchísimos de los productos consumidos por los chinos hayan sido realizados por la misma.

Recordemos que Google esta en pleno plan de expansión en cuanto a la venta de su tablet, la cual ha sido liberada para la venta recientemente en Francia, Alemania y España. Y que de concretarse su venta en China, el numero de ventas se iría por las nubes superando ampliamente la proyección que tienen para fines de este año que es de 3.5 millones de unidades.

En nuestro país es muy poco probable que Google la comercialice directamente, a no ser que Brightstar, la empresa global que se encarga del ensamblaje en Tierra del Fuego, llegue a un acuerdo con Asus, el panorama es complicado pero no imposible. Hasta hace no mucho tiempo era casi una utopía que HTC ensamblara en Tierra del Fuego, pero hoy ya varios modelos de smartphones estan dando vueltas.

Fuente: Digitimes

Artículo anteriorAMD lanza servers SeaMicro ultra densos
Artículo siguienteCyanogenMod y su nueva serie M

2 COMENTARIOS

  1. Lo que pasa es que china si tiene posibilidad de fabricar componentes, porque tiene la tecnologia para hacerlo hacer rato. Argentina tiene tecnologia a medias, no puede fabricar componentes

  2. La única manera de que empresarios privados ( que son los únicos que pueden) fabriquen, planifiquen, inventen y creen la tecnología del mañana, es teniendo la tecnología de hoy lo más barata ya accesible posible.

    La planificación del estado no sirve para nada. Si quieren en el futuro fabricar algo acá, y que sea viable ( no cazar en el zoológico como es ahora para los empresarios amigos) o sea a precio/calidad competitivos la tecnología actual debería ser accesible 100%.

    La única cusa para mantener las restricciones es que lo que se arma acá, es más caro que lo que se arma afuera. Y que si no fuera por el estado, la gente elegiría lo de afuera. Un país así es viable. Tan viable como puede ser Corea del Norte. O sea, vas a tener un país pero vas a vivir como la m.. y en el atraso.

Dejá una respuesta