Inicio General Siguiendo el rastro que has dejado

Siguiendo el rastro que has dejado

3

Más de uno cree que puede lograr el absoluto anonimato en Internet, es posible, pero muchas veces hasta el más astuto cae por asumir tal capacidad. Es que la mejor forma de ser absolutamente anónimo es jamás haber participado de la red y si alguna vez de hizo ya se ha dejado rastro.

Ya sea por un nickname, un e-mail, algún comentario, siempre dejamos un rastro, así es el caso del creador de Silk Road que fue atrapado porque un agente impositivo se puso a investigar un rango de fechas en particular, simplemente con Google, y resultó más efectivo que el mismo FBI.

La caída en desgracia de Ross W. Ulbricht se debió a una secuencia de mensajes perdidos y supuestamente borrados pero que habían quedado en algún backup de un foro, esto fue indexado y allí se podía conectar a un usuario llamado “altoid” sugiriendo que la gente conociera “Silk Road”, como quien no quiere la cosa, comentándolo al pasar, como un inocente spam forero. Mirando años más atrás de logs encontró que “altoid” había pedio ayuda para programar con su email oficial: rossulbricht@gmail.com.

Recientemente Reece Baker caýo por una secuencia de pistas que él mismo había dejado sin darse cuenta, un error básico, su alias era Baker92 y en uno de los archivos NFO de las películas que ripeaba dejó la frase “baby momzie Ria”, ¿Qué hizo la policía? Cruzó datos, alguien de apellido Baker, nacido en el 92 con una madre llamada Ria, lo atraparon así de ridículamente.

Algunos creen que utilizar múltiples identidades los hará más difíciles de ubicar, sin embargo la gente tiende a repetirse y no recordar bien en qué caso utilizó cual identidad falsa, para Sahil Rafiq fue crítico ya que luego de utilizar nicks como memory100, hail_alpha y sohail20 para ripear y compartir películas terminó utilizando sohail20 para reclamar en soporte al cliente de una tienda online. Esto lo conectó con su propio nombre ya que en la pregunta de ese usuario a la tienda firmó con su verdadero nombre “Kind Regards, Sahil Rafiq.”, luego Facebook los guió a la persona real.

Graeme Reid fue más ridículo todavía al utilizar el mismo e-mail como cuenta anónima de Hushmail en su propia cuenta de Facebook, más fácil imposible, no sólo eso, además como ocupación ponía “encoder”, se entregó sólo prácticamente.

Si bien nos reimos de los ladrones sacándose fotos con lo robado, con sus armas o dejando en claro donde viven, esto es aplicable para cualquier otra situación, ya he hablado en mi blog personal de los casos que terminaron en bombardeos de terroristas porque éstos exponían hasta suposición.

Si vas a delinquir deberás ser un gran actor, un espía a la antigua, que sabe ocultar su identidad y desconectarse totalmente del pasado… o mejor no cometas delitos y listo, más fácil 😀

Más data de los casos en TorrentFreak y NY Times

Artículo anteriorPequeña falla navideña de Steam
Artículo siguienteMark Zuckerberg no entiede por qué Internet.org no es querido en India
TG Founder, editor principal y redactor incansable, tecnófilo y space lover, blogger y vlogger, no ingeniero, sólo autodidacta

3 COMENTARIOS

  1. Emiliano dijo:
    [quote][quote]
    Mirando años más atrás de logs encontró que "altoid" había pedio ayuda para programar con su email oficial: rossulbricht@gmail.com
    [/quote]
    PE-LO-TU-DO[/quote]

    tal cual

    Gustaven dijo:
    [quote]por suerte los pelotudos sobran….

    si me queres doxxear lo haces en 15 minutos con google, asi que ni me importa la privacidad…[/quote]

    el tema no es si vos o yo somos doxeables, es que no lo seas si te vas a mandar una cagada por la cual podés terminar preso 😛

Dejá una respuesta