Inicio General Cuatro fracasos del 2019

Cuatro fracasos del 2019

763
0

No todas son buenas, tampoco los fracasos significan que está todo perdido, pero sirven muchísimo para aprender y mejorar. Aquí les resumo cuatro de los productos/eventos/situaciones que marcaron fuerte el año y que todavía dan que hablar. Algunos tienen futuro pero llegaron muy pronto, otros mejor que cambien.

Teléfonos con pantallas flexibles

Primero fue un boom, anuncio, leaks, formatos totalemente distintos y originales. Apuraron el desarrollo, diseño a las patadas y así llegaron a los reviewers… un desastre todo. El desastre tiene que ver con este proceso irracional de “salir antes para ganar” muy común en la industria pero tan, tan acelerado, que provocó algo que ya se sabía que iba a suceder: fracaso por mala calidad.

Samsung fue el más dolido en este escenario, el Galaxy Fold tenía todo para llevarse la corona si hubiesen hecho su trabajo bien pero todo resultó como en el caso de la Galaxy Note 7, el apuro desde management hacia abajo derivó en un producto mal hecho carente de la calidad de la marca y con un diseño defectuoso que provocó que los reviewers rompieran la pantalla o que ésta se doblara mal. El precio de USD 2000 es también una locura.

Pero no sólo Samsung entró en esta onda, marcas menores salieron antes, otras tan sólo anunciaron, pero la venta real en el mercado se atrasó mucho porque justamente no tenían resuelto nada. Samsung logró mejorar mucho su producto pero el daño ya estaba hecho, el precio y un teléfono “rompible” no iban de la mano. Lo que sí se abrió es una nueva tendencia y el mundo ahora espera la llegada del Moto RAZR copiando el formato tapita (clamshell) que los hizo famoso.

Desde mi punto de vista los materiales todavía no estaban a la altura, Samsung quiso ser primero y se entiende, pero tal vez si hubiesen trabajado más el tema de los materiales, la durabilidad y tal vez posponer el producto, no hubiesen pasado por este papelón. Lo bueno es que la marca coreana siempre tiene a sus Galaxy y Note para cubrir cualquier comentario negativo.

Durante 2020 es probable que veamos unos cuantos flexibles más, mejor terminados, pero no creo que todavía esten listos para cantidades masivas.

Huawei vs. EEUU

Tal vez el game changing del año, la administración Trump ya se había cargado a ZTE, llegó el turno de Huawei pero resulta que es la empresa más grande del mercado, no iba a ser tan fácil.

El hecho es que las presiones de EEUU y las medidas que tomaron obligaron a todas las empresas de dicho país a negarle nuevas licencias y soporte técnico a la empresa china acusada de operar para el gobierno chino en espionaje.

Con esto ni Google podía ofrecerle las Google Apps de Android ni Microsoft licencias de Windows, lo mismo sucedía con los proveedores de IC, chips y hasta ARM que no es de EEUU tuvo que pisar el freno, para Huawei significó, por el lado del hardware, lograr una total independencia de proveedores (todos chinos) pero por el lado del software todavía está complicado porque no puede vender productos nuevos con Android completo.

Para el mercado chino esto es irrelevante porque ya era así, las apps usadas en China estan controladas por el gobierno y no se usan las de Google Play, pero ¿Cómo harán para exportar modelos como el Mate 30 Pro? Dicho teléfono tenía todo para ser el rey del 2019 y Trump lo asesinó. Esta debacle demostró que sin software no importa cuan bueno sea tu hardware. La historia con Huawei todavía no terminó.

Richard Yu, head of Huawei’s consumer business, unveils the company’s new HarmonyOS operating system during a press conference in Dongguan, Guangdong province on August 9, 2019. – Chinese telecom giant Huawei unveiled its own operating system on August 9, as it faces the threat of losing access to Android systems amid escalating US-China trade tensions. (Photo by FRED DUFOUR / AFP) (Photo credit should read FRED DUFOUR/AFP/Getty Images)

Privacidad

Otra característica de este año fue la mayor exposición de lo que Facebook hace con los datos de los usuarios, no sólo ellos estuvieron en la boca de todos, Apple con Siri, Amazon con su Alexa o Google con su Assistant estan en la mira porque básicamente toman todo audio, lo envían a sus servidores y hasta se lo dan a terceros para escuchar y así, supuestamente, mejorar sus sistemas de reconocimiento.

Del lado de Facebook la cosa está mucho peor porque Mark Zuckerberg tuvo que ir a dar varias sesiones de explicaciones al congreso de los EEUU y básicamente lo estan atacando, con razón, desde todos los frentes. Le han entregado demasiada información a terceros al punto de facilitar genocidios. Del lado de Zuckerberg no hay nada malo, del lado de los gobiernos ya da miedo el acceso que tienen a la privacidad de la gente y el uso discrecional que estan haciendo.

En muchos países los usuarios decrecen, sin embargo en el global total FB sigue creciendo y muchos de los usuarios que rechazan Facebook usan sin prejuicios tanto Instagram como Whatsapp que son… de Facebook! y también comparten la misma informacion de tracking.

Google, durante este año y los anteriores, pasó a modo “do evil” y se ha pasado toda privacidad por el trasero digital de una empresa que vive de los datos y la pauta, sólo las nuevas normativas para menores le pusieron un freno y obligaron al gigante a cambiar su política en Youtube y dejar de trackear menores de edad so pena de grandes multas.

Pero además es un año en el que se han expuesto muchas más vulnerabilidades de todo dispositivo IoT hogareño conectado con servidores o, en otro escenario, sistemas dependientes de servidores que fallan y dejan a sus dueños fuera de sus propias casas. La comodidad está carísima.

Google Stadia

No se si es correcto pegarle a algo demasiado nuevo que necesita pulirse pero ¿Y si no para qué salen al mercado? Google Stadia prometió streaming de juegos y ser una opción conveniente, pero en una época en la que la mayoría de los hogares consumistas ya poseen una consola de videojuegos o una notebook medianamente potente ¿Quién necesita Stadia? Sencillamente nadie.

Pero ese no es el problema de Stadia, la necesidad es algo que se puede inventar desde el marketing mientras se tenga una jugosa billetera, es el producto el insuficiente con juegos ya viejos, sin exclusivos, sin diferencia a favor de ningún tipo y con ciertas latencias que, en algunos juegos, dan una experiencia horrible.

Sumado a esto estan las specs de ancho de banda que requiere, exclusivo para ciudades grandes de EEUU o Europa con la menor latencia posible, áreas rurales o conexiones normales y más que suficientes no le alcanzan. Google no controla los ISP, son éstos donde uno se conecta, así que por más bueno que sea el servicio siempre dependerá de la calidad de servicio de terceros que tranquilamente pueden lavarse las manos al respecto.

O el mundo es demasiado joven para Stadia o nadie realmente lo necesita, aun siendo tecnológicamente un avance, puede que no funcione nunca o requiera una década para despegar, el tiempo dirá. Como suele ser Google, no le da mucho tiempo a algunas cosas y tiene más muertos por cancelación que ningún otro, pero todo depende de cuánto invierten en ésto. Recordemos que Goolge+ duró mucho más de lo imaginado.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí