Hace un tiempo Google penalizaba a quien engañaba a lectores a caer en un click fraudulento. Si uno mimetizaba un botón de descarga con un anuncio o escondía el enlace relevante, Google Adsense y Google Search condicionaban al sitio web y hasta podían penalizarlo notablemente.

Pero hace un buen tiempo Google se alejó de su mantra original de “don’t do evil” pasando radicalmente al “i am evil” en muchos aspectos, destruyendo competencia, creando un monopolio en toda área donde tienen algún interés, aniquilando productos luego de haber exterminado toda opción y así. La última de estas agresiones es contra sí mismo… en el buscador.

Los Dark Patterns son métodos y esquemas para inducir a un usuario a realizar una acción que éste no quiere, algunos son sutiles como poner de color verde o azul el botón que querramos que presione y de color gris el que no, pero que tal vez le convenía, se usa en prácticamente TODOS los sitios de ecommerce.

Un ejemplo de toneladas de dark patterns son sitios como Booking, no sólo el color de los botones, te anuncian con bombos y platillos ofertas inexistentes, el resultado de búsqueda esta “tocado” para favorecer a unos sobre otros, te indica que sólo quedan X disponibles y que te lo vas a perder, te persigue, etc.

Google lo empezó a hacer, hace pocos días, con los resultados de búsqueda.

Primero poniendo el favicon, el ícono del sitio, delante del nombre como si esto indicara alguna validación del mismo (vaya uno a saber) pero luego usando ese mismo lugar y en el mismo formato para indicar un anuncio, así me muestra, como ejemplo, la búsqueda de un servicio de hosting (keyword simple, hosting):

Como verán los anuncios, que son los primeros cuatro resultados, no se pueden distinguir de los otros dos que son enlaces reales que alcanzaron la posición con SEO. Antes era distinguible pero ya no. Podíamos ver en la versión anterior una diferencia, sutil, pero estaba, con el indicador en color verde que era reconocible (por ahí no tanto por todos) para un usuario habitual del buscador. Ahora hasta uno experimentado puede confundirse fácilmente.

Podemos ver la evolución del cambio de estrategia de Google en este gráfico:

Pero no es solamente cada anuncio individual, la página de resultados en muchas ocasiones no muestra más contenido que anuncios, se estan equiparando al igual que muchos sitios de medios periodísticos que arruinaron su UI con tal de maximizar ganancias:

(via Jhonny Makes)

Como con el tiempo fuimos desarrollando una ceguera contra los anuncios, una capacidad incorporada para evitarlos, esquivarlos, al punto que ni siquiera vemos qué hay en ellos, Google ha decidido tirar por la borda todo ya que su principal negocio ES la publicidad, van por todo y no les importa nada en este sentido.

Es una pena que Google, que logró ser el mejor buscador por lejos, es ahora más parecido al Yahoo que vino a reemplazar y tengamos que optar por alternativas como Bing o DuckDuckGo que son más amigables para el usuario. El problema, como sucede con las costumbres, es que es MUY difícil lograr que la masa cambie nuevamente por otro buscador sin que exista un incentivo. Mientras Google siga engañando a los usuarios tal vez logren ellos mismos la debacle de su propia plataforma, pero… no creo que sea en el corto plazo.

Google, Wake up!

Dejá una respuesta