Inicio Efemérides Lo que Sir Clive Sinclair nos dejó

Lo que Sir Clive Sinclair nos dejó

2

Pocos nardogeeks nos han dejado tanto como Sir Clive Sinclair, inventor, emprendedor, pionero en un lugar donde pocos se aventuraban, la informática para todos.

Hoy damos por sentadas muchas cosas que en su momento eran exclusivas para unos pocos, la computación es uno de esas. En los 70s y 80s no existían equipos informáticos que cualquiera pudiera usar.

Hacía falta tener acceso a alguna computadora empresarial o universitaria y poco a poco empezaron a aparecer equipos usables para clientes no habituales. La computadora personal estaba naciendo.

Sinclair había comenzado con su propia empresa en 1961 y comenzó a fabricar una calculadora de bolsillo, la Sinclair Executive, que entró al mercado en 1973. Una de las primeras en utilizar un circuito integrado que reducía el consumo eléctrico diez veces.

Con un chip de Texas Instruments, el TMS1802, 22 transistores, 50 resistencias y 17 capacitores habían logrado un costo de apenas 10 libras en comparación con las 80 de cualquier otra calculadora. Era el comienzo de una industria basada en el microchip.

Sinclair estaba varios años por delante de su época intentando crear productos que sólo existían en la imaginación o en la ciencia ficción, un ejemplo de ello fue su Black Watch, un reloj digital de 1975 que funcionaba muy mal pero que intentaba llevar al público algo hasta entonces imposible. No fue ningún éxito pero hoy es una pieza de colección inigualable.

La computadora personal

Pero por lo que es más conocido Sinclair es por su serie de computadoras de 8 bits que apuntó directamente al mercado hogareño y con un precio extremadamente bajo.

Su idea era tener un sistema por debajo de £100 cuando una Commodore PET rondaba los £700, lo que no era una tarea fácil, pero logró con la ZX80.

Era mala, con uno de los peores teclados de la historia de la informática, pero era super barata y cualquiera podía acceder a tenerla.

Con un procesador Zilog Z80, 1KB de RAM, se volvió extremadamente popular gracias al Sinclair BASIC que le permitía a cualquier usuario crear sus propios programas y ver el resultado inmediatamente.

Ésta fue seguida por la ZX81 y a partir de allí comenzaron a aparecer los clones, tanto legales como los que no, es que era fácil de reproducir y Sinclair tenía otro concepto sobre el licenciamiento que contrastaba con lo restrictivo de Apple o Commodore del momento.

Así aparecieron marcas como Timex Sinclair o más cerca de nuestro continente los de Czerweny (Argentina) y Microdigital (Brasil) que se vendieron MUY bien y fueron los mayores competidores de Commodore en la región.

El éxito global de la ZX81 llevó a Clive Sinclair a ser considerado por la realeza y convertido en Sir en 1984.

Luego llegó la línea ZX Spectrum, más conocida por nuestra región pero en Gran Bretaña las Sinclair perdieron mercado ante las Acorn que eran muy buenas, así que el negocio de la empresa declinó notablemente en su país de origen. Se produjo hasta 1992 inclusive.

Sir Clive Sinclair también intentó suerte desarrollando vehículos eléctricos, su Sinclair C5 también llegó demasiado pronto, su idea era la correcta, pero estaba demasiado adelantado.

Los problemas que tuvo fueron los mismos de todo fabricante eléctrico: las baterías y el desinterés de su época por la ecología y el consumo sustentable. Todo eso llegaría décadas después. A poco de lanzar el C5 la empresa se quedó sin fondos.

Para 1990 Sinclair había pasado de tener 130 empleados (en su pico, 1985) a apenas dos. Su declive era inevitable, el ritmo de avances y desarrollos lo había alcanzado ya viejo y todas sus invenciones o eran moneda corriente o ya habían dejado su marca en generaciones de nuevos inventores.

Sir Clive Sinclair falleció hace pocos días a los 81 años, nos dejó tanto y nos marcó para toda la vida aun cuando muchos ni siquiera lo recordaban, es que todo lo que hoy usamos fue tocado por él de alguna manera. Suerte en el largo viaje Clive!

Artículo anteriorRolls Royce se eleva con un avión completamente eléctrico
Artículo siguienteAmazon renueva la Kindle Paperwhite
TG Founder, editor principal y redactor incansable, tecnófilo y space lover, blogger y vlogger, no ingeniero, sólo autodidacta

2 COMENTARIOS

  1. Me es raro que la Sinclair Spectrum haya “quedado para atras” en Inglaterra en 1982.
    Si sabía que el “auto eléctrico” fue un fracaso, por que el ministerio de TRANSPORTE había desaprobado su uso en las calles de INGLATERRA. Era un descapotable y el HUMO de los autos te daba en la cara.

    Si supe que tuvo un fracaso con la SINCLAIR QL, su compu de 16 bits que no llegó a tiempo y tuvo que vender todos sus ACTIVOS (incluso su nombre) a la competencia AMSTRAD.
    AMSTRAD dejó morir a los productos de SINCLAIR

    Tengo 55 años y fue bueno ser adolescente en la década de 1980

    • Amstrad tenía buenos productos pero creo que Sinclair perdió en el costo/beneficio, el problema de crecer y poder escalar, algo que nunca tuvieron y que sólo su capacidad para licenciar el producto los mantuvo a flote. Con la QL le pasó lo que a muchas, muy tarde, Commodore sufrió situaciones similares, casi toda la informática de los 80s falló en no poder escalar y la PC se comió ese segmento completamente, para los 90s no quedó nada para el resto (apenas una fracción para la Commodore Amiga y Apple)

Dejá una respuesta