Inicio Futuro Wristify: mantené tu temperatura con una pulsera, no con un AC

Wristify: mantené tu temperatura con una pulsera, no con un AC

26
3

Al menos en nuestro país, la explosión que tuvieron los aires acondicionados en los últimos años fue completamente sorprendente (y sin ninguna regulación). Ante veranos más calurosos donde tal vez un ventilador ya no alcanza, la mayoría de la gente opta por la muchísimo más costosa opción de un aire acondicionado. Es más, en algunos casos, la gente tiene en su casa un aire acondicionado por habitación, algo completamente ridículo. Si llevamos esto a gran escala, nos damos cuenta que debido a que la inversión en la industria de la energía eléctrica no acompañó este crecimiento desmedido del consumo, los cortes de luz en verano se volverán cada vez más constantes. Pero tal vez, haya otra solución: ¿por qué enfriar cada uno de los ambientes, si nos podemos enfriar o calentar nosotros?

A partir de esa simple premisa, un grupo de estudiantes del MIT cree haber encontrado una potencial solución. Luego de estudiar muchos papers de fisiología para saber cómo reaccionan nuestros cuerpos a los cambios de temperatura, notaron que tiene que ver mucho más con la “percepción” que uno tiene del ambiente, uno se acostumbra a lo que lo rodea: por ejemplo, si nos metemos en un lago, sentiremos frío al principio, pero luego nos aclimataremos; si ponemos un objeto frío en nuestro cuerpo, luego de un tiempo dejará de parecernos frío, pues nos habremos acostumbrado a su temperatura. Con ese simple concepto, ¿por qué no hacerle sentir al cuerpo que hace más frío, o más calor, según lo que querramos?

Ahí llega Wristify, como llaman por ahora al prototipo. Es simplemente una muñequera que da “choques” de calor o frío de forma intermitente, para cambiar la percepción de nuestro cuerpo frente a la temperatura. Según los estudios, un cambio de 0.1°C por segundo puede afectar nuestra percepción; por ahora, el prototipo es capaz de cambios de hasta 0.4°C por segundo. Todavía en una etapa de testing entre amigos, familiares y conocidos, la muñequera se encuentra actualmente programada para estar 5 segundos prendida, y 10 segundos apagada, y sus componentes no cuestan más de 50U$S, número que imagino que sin dudas disminuirá si se llega a producir masivamente, y está claro que cuesta muchísimo menos que un aire acondicionado.

La motivación original de los creadores era poder mantener contentos a todos en una misma habitación. ¿Quién no trabajó en una oficina donde mientras todos se asan, siempre hay una chica que tiene frío y por esa razón hay que apagar el aire acondicionado? (mi criterio es “abrigate, pelo****, yo no me puedo poner en bolas”, pero a la mayoría de la gente no le suele gustar) Entonces, se podría poner un aire acondicionado a temperatura “aceptable” para todos, y microregular el deseo de cada uno con este tipo de muñequeras. De esta manera, los aires acondicionados no estarían tan exigidos, y se ahorraría energía por ese lado, reduciendo el consumo.

Personalmente este invento me maravilló, ya que solucionaría un problema que tengo recurrentemente. No obstante, todavía no está claro si tiene algún tipo de impacto en nuestra salud. Si bien nosotros nos sentiríamos con más frío o calor, nuestro cuerpo sigue regulando sus procesos a la temperatura real y no perceptual, por lo que no habría que perder de vista eso; es decir, estimo que si estoy en un ambiente muy frío y me pongo la pulsera para sentir calor, me voy a resfriar lo mismo 😀 . Algo así serviría más para la microregulación, siempre y cuando el ambiente en que estemos sea de condiciones normales y esté “macro”regulado.

Sin embargo, sigue siendo un prototipo… pero puede dar lugar a una interesante industria 😉 donde se intente solucionar el problema específico de cada uno, en vez de derrochar energía aclimatando un ambiente entero (¿relojes que incluyan esta ecnología, por ejemplo?). Por ahora es bastante feo, así que los próximos pasos a seguir de este grupo de investigación es ver de qué maneras se pueden mejorar el diseño, y hacerlo más cómodo 🙂 .

Vía Wired.

3 COMENTARIOS

  1. Que Genial idea!! Soy estudiante de Ing. Biomedica y cosas como estas son particularmente de gran interes para mi… jaja
    En cuanto a la regulacion del frio/calor tambien juega un papel importante el tema del metabolismo y habrá que ver de que manera podria afectar o no este invento…
    Ya me voy a poner a ver la Patente que seguro ya debe andar por ahi…

  2. Lo mejor seria una especie de chaleco para ponerse por debajo de la ropa que refrigere. Entonces seria la temperatura real la del cuerpo la que bajara y no la percibida.
    El problema del calor es que cuando viene acompañado de humedad nuestro sistema de refrigeracion natural se satura (refrigeracion por evaporacion de transpiracion).
    Solamente hace falta sacar unas cuantas calorias sobrantes del cuerpo.

  3. "por lo que no habría que perder de vista eso; es decir, estimo que si estoy en un ambiente muy frío y me pongo la pulsera para sentir calor, me voy a resfriar lo mismo"
    EL FRIO NO RESFRIA, ni da gripe, esas son cosas de abuela 🙂

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí