Inicio Tecnología Espacial La ISS como rehén del conflicto de Ucrania

La ISS como rehén del conflicto de Ucrania

3

Parece increíble cómo involucionamos como humanidad, el mejor ejemplo lo estan dando Rusia y los EEUU y el rehén de turno ya no es Ucrania, es la mismísima ISS, la estación espacial internacional se ve sometida a la política y el poder.

No vale entrar en detalles sobre el conflicto ucraniano, cada uno tiene su posición, estan los pro-rusos, los pro-europa, los pro-ucrania, los pro-xxx, y todos seguramente son anti-alguno de los otros, pero lo cierto es que desde el lado de EEUU empezaron con las sanciones a Rusia sobre el tema. Primero fue el hecho de utilizarlos como proveedor, luego inclusive Canadá canceló un lanzamiento de un satélite, algo que por lo general lleva años planificar y se paga de antemano, ni idea que será de eso. Por otra parte cancelaron pedidos futuros de motores, de lanzamientos nuevos y así una larga lista de “cancelaciones” directamente relacionadas con la crisis y toma de territorios en Ucrania.

Pero hay algo que no pueden evitar en EEUU y es la dependencia absoluta para el transporte de astronautas, así es, desde la decomisión del Shuttle los EEUU carecen de un vector de lanzamiento propio apto para astronautas, simplemente no tienen nada parecido y los prometedores avances de cápsulas como la Dragon (de SpaceX) requieren todavía de muchos años de testeo hasta que la NASA las apruebe para uso humano y no sólo de transporte.

La NASA paga 60 millones de dólares por cada astronauta que posa en la ISS a los rusos, una barbaridad, pero he aquí que según el primer ministro ruso no hacen falta norteamericanos en la ISS para que la parte rusa de la estación funcione, así que le cierran la puerta de las Soyuz al cargamento yankie.

Dmitry Rogozin obviamente está en pleno bluff como los norteamericanos, ambos países tienen planes en marcha hasta el 2020 y de aquí a seis años la crisis ucraniana es muy probable que esté solucionada, el tema es que se utiliza la ISS como rehén en una apuesta mientras se miden fuerzas diplomáticas, una vergüenza para ambos estados.

Tal vez la mejor respuesta a ambos gobiernos por el conflicto fue la de Elon Musk:

Porque no hacen falta ni cohetes rusos ni cápsulas rusas, la Dragon MK2 y los cohetes Falcon de la empresa SpaceX son totalmente fabricados en EEUU de forma privada, el problema es que toda la industria y el lobby militar encabezado por Boeing, Lochkeed y tantas otras mantiene afuera del negocio a la “novata” SpaceX, casualmente la única que no depende de partes rusas y que SI tiene un método de envío de astronautas, una locura.

Artículo anteriorLicitación de 4G en Argentina
Artículo siguienteMicrosoft ofrece la Xbox One sin Kinect
TG Founder, editor principal y redactor incansable, tecnófilo y space lover, blogger y vlogger, no ingeniero, sólo autodidacta

3 COMENTARIOS

  1. En la película "2010", de 1984, en el trasfondo hay un conflicto USA-URSS y en un momento obligan a la tripulación norteamericana a abandonar la nave Leonov (con la que van a Júpiter) y se pasan a la Discovery. Con la caída del bloque soviético esto parecía una ucronía, un caso de anticipación fallida. Pero resulta que ahora estamos en una situación similar, aunque sin Júpiter ni amenaza de guerra nuclear.

  2. En realidad la mayor parte del desarrollo espacial tripulado fué más que nada una cuestión política. Los objetivos económicos y científicos siempre estuvieron en segundo plano.

    La ISS es parte de eso, y es utilizada como una especie de símbolo diplomático. En ese sentido yo no veo que los rozes por Ucrania sean un retroceso por si mismo, sino más bien una muestra explícita del verdadero objetivo de estos programas espaciales que es sobre todo propagandísticos.

    Con esto no niego que efectivamente se haga ciencia y que valga la pena, si los científicos se pusieran tercos en la absoluta "pureza" de sus objetivos nunca lograrían conseguir el dinero para nada.

  3. Para mi la crisis no es "ucraniana", sino que esto tiene que ver con Estados Unidos, que aunque sea potencia militar, está en clara etapa de caída de su imperio. Ese cambio en la historia puede abarcar las próximas décadas, no seis años. No al pedo están advirtiendo un despertar de una nueva guerra fría, diferente por supuesto, pero creo que estamos ante lucha de potencias nuevamente, y eso que China todavía no se quiere calzar ese traje. Además de emergentes gigantes con pinta de importancia a futuro que además va a dejar a la UE rezagada. "Occidente" y el mundo a no será como lo conocemos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí