Inicio General Brasil contra Whatsapp

Brasil contra Whatsapp

3

¿Por qué Brasil ordenó bloquear Whatsapp por 48 horas? ¿Existe el derecho a la comunicación por cualquier vía o sólo las que tengan el poder? Es un interesante caso porque no se da por una situación de censura de un gobierno totalitario ni uno ultrarreligioso, es una situación generada por una causa judicial.

¿Todo un sistema de comunicación debe caer por una sola causa? Así parece, un tribunal ordenó el bloqueo a los ISP de la red de Whatsapp porque ésta se negó a liberar información privada de varios usuarios en el curso de una causa legal. Cabe aclarar que WP tiene su base en otro país, con otras leyes, pero la universalidad del uso de apps provoca este tipo de situaciones completamente nuevas desde lo jurídico.

Es raro pero la Primera Corte Penal de Sao Bernardo do Campo estaría multando de esta forma a la empresa por no liberar la información, ahora bien ¿Que más hay detrás de este asunto?

La orden judicial data del 23 de Julio de 2015, se notificó a Whatsapp varias veces sin respuesta ¿Es que acaso tienen representación local? Y no, pero tampoco es una empresa que suela responder a amenazas de gobiernos, si la demanda no se realiza en tribunales de EEUU no suele responder (sucede con casi todas las empresas de Internet que tienen base en los EEUU).

Por esta razón el tribunal ordenó a los ISP a bloquear el acceso por dos días completos comenzando anoche a las 00:00, ISPs como Oi presentaron apelación pero sin resultado todavía.

No es la primera vez que sucede esto con Whatsapp en Brasil, la vez anterior otro juez había revocado la medida de uno de primera instancia porque concluía en que los ISP, las operadoras de red, no tenían la responsabilidad por la negativa de Whatsapp a cooperar.

Pero aquí hay más, en Brasil las operadoras han reclamado al gobierno regular Whatsapp porque no pueden tener una jugosa tajada al cobrarlo como servicio, no se cobra, es gratuito, y eso dejó a las telefónicas sin el negociado (porque nunca fue un negocio honesto) de los SMS a precios ridículos o las llamadas a valores criminales.

El truco de las telcos era acusar a Whatsapp de utilizar la línea telefónica de los usuarios tanto para activación para luego cobrar un fee (ese dólar que NADIE parece pagar) por lo que no era una red como Skype con usuario-password. De esta forma se hacía necesaria la telco, por ende “debían” ser parte del negocio.

En apenas un día la gente igualmente tomó su camino, como siempre hace, por lo que se le canta y no por lo que un juez pueda decir, Telegram subió unos 1.5 millones de usuarios a su cuenta personal gracias a las 48hs de bloqueo. Para esta hora ya van por los 5 millones.

Facebook es dueña de Whatsapp pero no se ha visto afectada por ninguna medida (todavía), sí está claro que las telcos de Brasil quieren parte de un negocio que no les pertenece, una práctica habitual que se refleja en tantos ataques contra la neutralidad de la red, prácticas monopólicas y precios fijados ilegalmente, ahora estan dando el paso que faltaba, el juez ha resultado su mejor aliado.

Artículo anteriorQué buscó la gente en Google durante 2015
Artículo siguienteMicrosoft no actualizará los viejos Lumia a Windows 10 todavía
TG Founder, editor principal y redactor incansable, tecnófilo y space lover, blogger y vlogger, no ingeniero, sólo autodidacta

3 COMENTARIOS

  1. Nada mejor que bloquear una aplicación tan popular como Whatsapp para que la gente aprenda a pagar lo que debe por los llamados y los mensajitos de las telcos no? La próxima serán los torrents (inser site here), Facebook, luego Google y de ahi a copiar a China!

    Bueno, puede que haya exagerado un poquito :D. Lo que si les aseguro es que los políticos pillos no se van a granjear mucha simpatia del pueblo si siguen asi.

    Saludos!

  2. Hubo un caso de TRATA DE PERSONA ( en Argentina), donde uno de los " elemento de prueba" era las conversaciones de ( no me acuerdo bien) via WHATSAPP o SMS.

    Fue clave la incorporación de esa prueba, para demostrar que el delito existió.

Dejá una respuesta