El Starship SN5 de SpaceX realiza su primer salto

1

El desarrollo de las Starship de SpaceX sigue un camino muy distinto a lo que otras compañías han seguido para crear vehículos espaciales y se parece más al del software y los desarrollos ágiles. Iteraciones, mejoras, nuevas versiones y deploy, entregar.

El SN5, que sería el quinto prototipo sin contar que algunos fueron abandonados, superó las pruebas de presión en sus tanques hace pocos días, luego otra de encendido del motor Raptor y ayer la definitiva prueba del salto de 150 metros que tanto se esperaba.

Esto obviamente sólo lo ubica a la altura del Grasshopper, su abuelo se podría decir, un pequeño cohete que usaron para validar si era posible aterrizar los Falcon 9, aprender cómo hacerlo y más tarde ir a lo grande. Pero hay algunas diferencias aquí, el Starhopper ya se encargó de mostrar eso pero el SN5 es un modelo de tamaño casi completo, no una versión a escala.

Para emular a un cohete con carga útil se le instaló un simulador de peso en la parte superior y sí, hay que admitirlo, sin nada más que su propio cuerpo parece un termotanque volador. Con 30 metros de altura y un sólo motor Raptor todavía está lejos de ser una nave espacial pero está más cerca que modelos anteriores que no soportaban la presión del combustible en su estructura de acero.

Foto via Tony Bela

Tengan en cuenta que este SN5 se construyó en el sur de Texas en tiendas de campaña en semanas, ninguna nave ha sido construida tan rápido y fuera de un laboratorio, esto puede sonar… bruto, pero lo es! es en parte la idea, si en estas condiciones se puede construir algo así que, además, vuela, es que el concepto es resistente y confiable. No necesita hacerse bajo condiciones extremas de control, funciona así como viene.

Lo probado ayer es el control de vector, las nuevas patas que, según Elon Musk, crecerán en tamaño y cambiarán de forma en las próximas versiones. El SN5 probablemente sea retirado luego de esta prueba o varios saltos posibles que se tienen en planes para recabar más información y probar el control de dirección y luego se pase al SN6 o el SN8 que usa otro tipo de aleación de acero inoxidable.

Algunos se preguntarán ¿Y Marte? Tengan en cuenta que el presupuesto para este proyecto corre exclusivamente de la mano de SpaceX así que es un inicio bien low-cost que está dando sus frutos. Aprender, rehacer, romper, volver a construir. Sin la mirada atenta de la NASA es mucho más fácil poder progresar bajo esta metodología de trabajo. El SN5 es el ejemplo de lo que pudieron lograr en pocos meses, denle tiempo y…

Artículo anteriorFirefox 79 ajusticiando Redirect Tracking
Artículo siguienteSamsung Galaxy Buds y Galaxy Watch 3
TG Founder, editor principal y redactor incansable, tecnófilo y space lover, blogger y vlogger, no ingeniero, sólo autodidacta

1 COMENTARIO

  1. Es como un tanque de cerveza que se pinchó en plena fermentación.
    El desarrollo lo veo un poco como los primeros programas espaciales. Aprendiendo sobre la marcha, equivocándose, resolviendo a los martillazos. Es también un poco como construir un tractor en el granero, demostrar que con la tecnología actual se puede hacer un cohete espacial sin tanta parafernalia y costos prohibitivos.

Dejá una respuesta