Es un proyecto que data hace ya varios años y se conoció su primer prototipo cuando el blog WarZone lo encontró en un aeropuerto, pero poco se sabía del mismo y siquiera si había volado. Ahora el críptico aeroplano aparece en público en serio.

El Celera 500L es un diseño muy interesante y extraño, el mercado al que apunta es el de jets privados por ejemplo, pero con un criterio de ultra eficiencia energética que no vas a ver en un Gulfstream. Este gráfico explica un poco las diferencias:

La eficiencia de combustible es algo bestial si lo comparamos, esto tiene un impacto directo en el costo de viajar pero tambien en la “ecología” del vehículo en una época donde eso está empezando a importarle más a los millonarios que usan aviones privados y por lo que son muy criticados. Con esto obviamente se suma el doble de autonomía.

Ahora bien ¿Cómo logra esto el Celera? Pues bien tiene que ver con su diseño tan distinto y especial, parece rechoncho y anticuado, usa una hélice y no una turbina con lo que cualquier diría que se ve “viejo” pero esa forma tan especial está pensada y testeada como un cuerpo de flujo laminar perfecto, la eficiencia la da no solamente su planta motriz sino su bajísimo coeficiente de arrastrea aerodinámico (drag).

Esto le permite mantenerse en vuelo consumiendo mucho menos con su motor construido por Raikhlin Aircraft Engine Developments (RED) A03 V12 con turbocargador de múltiples etapas que puede funcionar con el típico combustible de los jets, el A1, así como kerosene y biodiésel.

Al requerir menos potencia por el cuerpo aerodinámico no se necesita un motor muy grande tampoco y eso permite la autonomía. La forma particular hasta da más espacio interno para los pasajeros y la disposición del motor obviamente resta rozamiento. Con esta configuración puede ir de punta a punta de los EEUU, su principal mercado, sin reabastecimiento.

Gracias a estas características ya estan pensando en un modelo sin tripulación para usar como UAV en misiones de reconocimiento, sí, el uso militar es un clásico en EEUU para cualquier vehículo: si se les vende a los militares es un éxito financiero asegurado.

También hay planes de un modelo híbrido eléctrico y uno más grande, el Celera 1000L. Lo que les falta ahora es la aprobación de la FAA para el vehículo y una ronda de inversores para empezar la producción en serie. Del prototipo se sabe que ha volado unas 30 veces pero sin detalles de las specs ni cómo resultó cada vuelo. Esperaremos más noticias de este vehículo de Otto Aviation.

FuenteThe Drive
Artículo anteriorElon Musk demuestra su Neuralink
Artículo siguienteMotorola One 5G, lo nuevo de Motorola One con 5G para EEUU
TG Founder, editor principal y redactor incansable, tecnófilo y space lover, blogger y vlogger, no ingeniero, sólo autodidacta

Dejá una respuesta