Inicio Artículos Software Libre o Freeware

Software Libre o Freeware

26
5
En este post (el primero que escribo
para Tecnogeek), intentaré echar luz sobre un tema del que muchos han
hablado, pero sin saber exactamente los alcances. Algunos de los que me
conocen personal o digitalmente, saben de rechazo al software
privativo, y mi siempre presente recomendación de usar software libre.

¿Por qué? Porque hay muchos programas
libres (no necesariamente gratuitos, más adelante lo explico) que
brindan mejores performances, funciones especiales, etc., y son muchas
veces más seguros que sus contrapartidas privativas (para los novatos,
que por ejemplo bloquean códigos maliciosos, troyanos y otras cosas que
van minando nuestra capacidad de aprovechar al 100% nuestra PC).

A continuación, Software Libre!


Nota del Editor: Habitualmente invitamos a amigos del blog a escribir,
Renzo nos envió esta nota introductoria sobre el software libre, un
buen recordatorio de todo este software que usamos a diario y nos
olvidamos por qué y para qué es libre, disfrútenla!
Pero, en primer lugar, les cuento qué
es “software”: son
los programas de computadora, básicamente, son recetas minuciosamente
detalladas para la solución de un problema (por ej.: escribir este post
😛 ).

Estas recetas están escritas en alguno de varios lenguajes formales, de
la misma manera que las matemáticas o la música se escriben usando
notaciones propias. Las personas que estudian estos lenguajes pueden
usarlos para explicarse sus soluciones entre sí, discutirlas y
mejorarlas. A su vez, los programas también se pueden traducir a un
lenguaje especial, llamado “lenguaje de la máquina”, produciendo una
lista de instrucciones que puede ser ejecutada automáticamente y a gran
velocidad por una computadora para resolver ese problema específico.

Ahora bien… y quién lo hace? El
software se produce en una gran variedad de entornos. Hay personas que
lo escriben como hobby, otras que trabajan para grandes corporaciones
que luego venden el derecho de uso, y otros lo hacen como labor
voluntaria para organizaciones sociales, por ejemplo.

Entonces, por qué “privativo” o “libre”? Cuando usamos ciertos
programas, somos nosotros los que nos adaptamos a ellos, y no los
programas los que se adaptan a nuestras necesidades. Las licencias con
las que se distribuyen muchos programas que usamos diariamente,
restringen nuestra posibilidad de hacer cosas que deberían ser
normales, como instalarlo en más de una máquina con una sóla licencia
(no, no le podes pasar una copia del Windows a tu amigo, porque es
ilegal), o que tengamos acceso al código fuente para modificar el
programa, mejorarlo y adaptarlo a nuestras circunstancias y necesidades.

Estos programas, que se distribuyen a cambio de que renunciemos a
nuestro derecho a compartirlos, aprender de ellos y adaptarlos a
nuestras necesidades, se denominan Software Privativo.

El “Software Libre
es un asunto de libertad, no de precio. Para entender el concepto,
debes pensar en “libre” como en “libertad de expresión”, no como en
“cerveza gratis” [en inglés una misma palabra (free) significa tanto
libre como gratis, lo que ha dado lugar a cierta confusión].

“Software Libre” se refiere a la libertad de los usuarios para
ejecutar, copiar, distribuir, estudiar, cambiar y mejorar el software.
De modo más preciso, se refiere a cuatro libertades de los usuarios del
software:

  1. La libertad de usar el programa, con cualquier propósito
    (libertad 0): Las licencias de los programas privativos a menudo
    imponen restricciones a los usos que se le puede dar a los mismos.
    Muchos proveedores de programas pretenden limitar la libertad de
    expresión de sus usuarios, prohibiéndoles criticar públicamente el
    programa; otros prohíben su uso en determinadas áreas de la actividad
    humana, otros restringen su uso por parte de ciertos grupos de
    personas. Cuando usamos el programa para hacer algo que su licencia
    prohíbe, podemos estar quebrando la ley, independientemente de si lo
    que pretendemos hacer es legal o no, o incluso imperiosamente
    necesario. El software libre nos permite usarlo para lo que nosotros
    creemos necesario, no para lo que le conviene a la corporación que lo
    creó.
  2. La libertad de estudiar cómo funciona el programa, y adaptarlo a
    tus necesidades (libertad 1): Supongamos que hago un video que cuenta
    mi historia, y quiero publicarlo en Internet. Sin embargo, mi
    computadora se niega a hacerlo, desobedeciéndome a favor de un amo más
    poderoso: el programa. Estoy usando un programa hecho de tal manera que
    impida la copia de películas de alta calidad, para evitar la copia
    ilegal. La copia que quiero hacer no es ilegal, pero el programa me
    traiciona, y me lo impide de todos modos. Si usara un programa libre,
    tengo aún el recurso de leer el programa y modificarlo de tal manera
    que me permita hacer la copia (o de encontrar a alguien que lo haga por
    mi). Si el programa es privativo, en cambio, no tengo esperanzas de
    publicar mi video.
  3. La libertad de distribuir copias, con lo que podes ayudar a tu
    vecino (libertad 2): El valor de los programas, al contrario de lo que
    ocurre con otros bienes, y aunque millones de personas estén usándolo
    al mismo tiempo, no sólo no disminuye, sino que aumenta. Mientras más
    personas usan un programa, más personas hay con las que puedo compartir
    datos y experiencias. La prohibición de darle copias de un programa a
    mis amigos, así, destruye la posibilidad de que el programa alcance su
    máximo potencial de riqueza social, son el único objetivo de que un
    puñado de empresas amasen inmensas fortunas privadas. Es destruir un
    peso de valor para acumular un centavo de fortuna. El software libre,
    en cambio, alienta la distribución de copias, para ayudar a las
    personas y al crecimiento del mismo programa.
  4. La libertad de mejorar el programa y hacer públicas las mejoras a
    los demás, de modo que toda la comunidad se beneficie. (libertad 3): El
    software privativo no nos permite mejorarlo, el software libre sí. Así,
    es muy común que el software libre sea mejorado por sus propios
    usuarios: traducido a lenguas autóctonas, adaptado a necesidades
    locales, depurado de errores cometidos por quién lo programó
    originalmente. Por lo general, muchas otras personas pueden
    beneficiarse usando la nueva versión del programa, porque tienen
    necesidades similares a las de quien hizo la mejora. Tan naturalmente
    como podemos compartir con nuestros amigos las mejoras que hacemos a
    una receta, el software libre alienta a que compartamos con ellos
    también las mejoras a los programas. Un programa es software libre si
    los usuarios tienen todas estas libertades, y no sólo se distribuyen en
    lenguaje ejecutable, sino que los usuarios también tienen a su alcance
    el “código fuente”.

“No todas las personas quieren
aprender a cocinar o a tocar un instrumento musical. Sin embargo, todos
nos rebelaríamos si alguien pretendiera restringir el acceso a ese
conocimiento.”

Quién comenzó todo el Movimiento por
el Software Libre en el mundo, fue Richard Stallman,
Ingeniero del MIT devenido en hippie fundamentalista de esta causa, a
quién tuve el “agrado” de conocer personalmente en Abril de 2010. En
1983, Stallman anunció que crearía un sistema operativo completamente
libre. En 1985, se publicaba el Manifiesto GNU, en el cual declaraba
sus intenciones y motivaciones para crear una alternativa libre al
sistema operativo Unix, al que denominó GNU (GNU No es Unix). Poco
tiempo después fundó la Free Software
Foundation
, una ONG para coordinar el esfuerzo, e inventó el
concepto de copyleft, que fue utilizado en la Licencia Pública
General GNU
(conocida generalmente como la «GPL») en 1989. Stallman
insiste en la utilización del término «software libre», y no código
abierto, porque lo importante es la libertad del usuario que se pierde.
También busca que se utilice GNU/Linux y no solamente Linux cuando se
habla del sistema operativo.

Lo que logró fue crear la base que luego Linus Torvalds transformó en
el Linux, que luego fue usada por distintas empresas y fundaciones para
crear las distintas
distribuciones
o «distros» de Linux (RedHat, Mandrake, Ubuntu,
Mint, etc), y que, pagas o no, respetan los 4 principios del Freeware.


Office vs OpenOffice, no hay tanta diferencia eh!

Asímismo, sentó precedente para que
un montón de programadores crearan, usando licencias OpenGPL,
aplicaciones o programas muy útiles como el Mozilla Firefox,
el OpenOffice (o LibreOffice) o el AIMP, un reproductor de audio muy
completo nacido en Rumania, y que se perfila como el candidato a
reemplazar al Winamp (privativo y gratuito, más no libre) cuando éste
desaparezca el próximo 20 de diciembre de 2013.

Realmente, el tema es larguísimo, pero es hora de meterle el dedo en el
ojo al Gran Hermano, ya que muchos de los programas con licencias
privativas tienen puertas traseras (mucho se habló últimamente sobre el
control de la NSA sobre el contenido del correo electrónico, por
ejemplo) que permiten que el programador vigile su uso, e incluso la
información que manejamos con ellos (Apple, sin ir más lejos, empresa
creadora de productos mundialmente conocidos, es emblema del software
privativo).

Por último, un tema fundamental, al menos para mi, es el uso de
software privativo en organismos gubernamentales, lo que no sólo
presenta amenazas de seguridad a los propios organismos, sino también a
todos los ciudadanos, y la necesidad urgente de migrar a plataformas
libres, pero eso da para otro post.

Sin más que decir, al menos por ahora, espero haber aportado mi granito
de arena.

Saludos desde mi Open Office Writer…

Por Renzo Montuori

5 COMENTARIOS

  1. Es contradictorio que diga esto desde un Windows7, pero esta bueno mantener la bandera de Software Libre alta. Como diria la señora de los almuerzos "el publico se renueva".
    Una pregunta, ¿estas seguro que el Aimp es software libre? Nunca vi una referencia tal.

    Joaco.

  2. Joaquin dijo:
    [quote]Es contradictorio que diga esto desde un Windows7, pero esta bueno mantener la bandera de Software Libre alta. Como diria la señora de los almuerzos "el publico se renueva".
    Una pregunta, ¿estas seguro que el Aimp es software libre? Nunca vi una referencia tal.

    Joaco.[/quote]

    con respecto a lo de Win7, yo lo uso para trabajar, pero lo importante, así como el tema GNU/Linux está en cómo lo hagas, uso Firefox, Notepad++, Netbeans, Apache, MySQL, PHP, Gimp, etc.

    Eso montado sobre un Win7 es una de las ventajas del software libre, casi que algunos windows parecen distros si no fuese porque el kernel es propietario, pero esa migración muchos la hacemos, más si tenemos otros equipos. Mi notebook, por ejemplo, es totalmente linux.

    Y para players… Aimp no tengo idea, veremos que dice el redactor de la nota, pero hay miles de opciones, ni hablar de Amarok 😉

  3. Joaquín, te comprendo, es una contradicción hasta cierto punto, ya que trabajo en una corpo que sólo usa Windows en sus terminales, pero administro varios servers con RedHat, lo que me hace balancear mi tarea diaria entre lo odioso del soft propietario y las ventajas de la libertad "linuxera". De más está decir que, en mis máquinas particulares tengo varias (no sólo una) distros de Linux instaladas, y he participado hace años en testeo de versiones beta de Firefox… Activismo que le dicen, jejeje.

    En cuanto al AIMP, lo descubrí hace ya muchos años, porque me fastidiaba la publicidad y spyware que tuvieron en una época Winamp, Real Player, y similares, y detesto al WMP.

    AIMP es un proyecto de orígen rumano (de hecho hasta hace 2 años, el único dominio del proyecto era http://www.aimp.ru y hoy existe el .us), libre de principio a fin. El programa se encuentra traducido a muchísimos idiomas, tiene muchos plugins (quizás no tantos como Winamp, pero depende de nosotros generar la difusión y que los desarrolladores pongan manos a la obra), skins y funciones muy útiles. Tiene version portable (para llevar en el pendrive/disco externo) y soporta TODOS los formatos de audio.

    Generalmente la alternativa por la que opté siempre fue esta, y nunca (de verdad, nunca) me defraudó. Usé un tiempo Songbird, la alternativa de Mozilla a iTunes, pero por la versatilidad, me sigo quedando con AIMP.

    Espero que haya sido útil la info, y espero poder seguir aportando 😉

    Saludos!

  4. Estoy de acuerdo con los dos y tambien vivo una situación similar por mi trabajo. Si no me equivoco conoci el mundo SL y GNU/Linux en el blog de Fabio alla por 2006 ó 2007 y de una probe con Slackware y fue amor a primera vista.

    Lo de Aimp te preguntaba porque en el EULA no habla nunca de licencia libres y en el sitio tampoco dice algo.

    Joaco.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí