Inicio Espacio Microsatélites e Internet, Musk y Branson

Microsatélites e Internet, Musk y Branson

0

Interesante semana de inversiones raras en Internet desde satélites, algo así como “cubramos todo el planeta de señal”, algo que en zonas rurales o de difícil acceso es casi impensado hoy en día.

Hubo dos anuncios separados pero que muestran a las claras que hay una intención fuerte por más de un jugador, por un lado OneWeb, la empresa de Greg Wyler que consiguió inversión de Virgin Group de Richard Branson y de Qualcomm apuntando a ofrecer Internet en mercados emergentes, rurales y en vuelo para aerolíneas.

La idea de OneWeb es es crear una red de 648 satélites pequeños a 1000km con un costo de USD 350.000 cada uno. Aprovechando Virgin Galactic y la pequeña lanzadera que tienen en desarrollo (a la par del turismo espacial tienen un pequeño cohete para lanzar en vuelo para enviar a LEO cargas pequeñas) podrán lograrlo a bajo coste, en total el proyecto costará entre 1500 y 2000 millones con una fecha aproximada en 2018. Puede parecer mucho dinero, y lo es, pero estamos hablando de conectividad a la web global en serio.

OneWeb era antes WorldVu y ya se aseguró frecuencias de transmisión, Wyler adquirió expederiencia al crear la red de satélites de O3b Networks.

Pero Wyler no es el único, entró en juego el famoso Elon Musk y si alguien sabe de poner satélites en órbita es él quien también anunció la idea de crear una red de 700 satélites pequeños en una órbita similar.

En ambos casos la idea es evitar la órbita geoestacionaria a 32.000 km que ofrece latencias horribles superiores a 500ms, las órbitas LEO (Low Earth Orbit) van de 160 a 2000km, una distancia mucho menor aunque implica que no estarán geoestacionarios.

Pero ambas empresas saben que la velocidad de la luz en el vacío es un 40% más rápida que en una fibra óptica, se puede compensar una cosa con la otra y al menos lograr una calidad de señal aceptable.

Musk quiere invertir mucho más, unos USD 10.000 millones, y el sueño llega Marte. La idea es que esto sirva para establecer una red espacial y financiar una ciudad en Marte, se que suena loco porque lo es, pero piensen en un plan a muchos años en el futuro.

El problema con estas redes es que el fracaso de Iridium nos puede contar mucho sobre lo que cuesta armar una constelación de satélites y mantenerse en el presupuesto. SpaceX es la única que ha probado poder poner en órbita cohetes propios de bajo coste pero Virgin no, no tienen ni un lanzamiento exitoso.

Sólo el reducir el costo de la puesta en órbita puede darle a esto sentido, SpaceX falló la semana pasada al intentar posar el Falcon 9 sobre una plataforma marina de recuperación y en un par de semanas lo intentarán de nuevo, si lo logran, el camino se abrirá rápidamente.

Via WSJ y LA Times

Artículo anteriorDVD Screeners, el terror de los Oscars
Artículo siguienteSamsung abandonaría Qualcomm para los próximos Galaxy S
TG Founder, editor principal y redactor incansable, tecnófilo y space lover, blogger y vlogger, no ingeniero, sólo autodidacta

Dejá una respuesta