Pasaron meses desde el anuncio, pasarán meses hasta tenerla en el mercado, pero las especificaciones técnicas de la futura consola de Microsoft ya estan definidas y Eurogamer tiene uno de los mejores artículos al respecto (link más abajo) con todo el detalle de las decisiones tomadas por MSFT para crear esta belleza de consola.

Para los que admiramos el hardware y nos gusta entender los detalles es muy buen artículo, pero vamos con el resumen para los apurados y notarán que se trata de un excelente hardware de PC, porque las consolas ya hace tiempo que son una PC más…

CPU: 8x Cores @ 3.8 GHz (3.6 GHz w/ SMT) Custom Zen 2 CPU
GPU: 12 TFLOPS, 52 CUs @ 1.825 GHz Custom RDNA 2 GPU
Die Size: 360.45 mm2
Proceso: 7nm Enhanced
Memoria: 16 GB GDDR6 bus de 320bits
Ancho de banda memoria: 10GB @ 560 GB/s, 6GB @ 336 GB/s
Almacenamiento: 1 TB Custom NVME SSD
I/O Throughput: 2.4 GB/s (Raw), 4.8 GB/s (comprimido)
Almacenamiento expandible: 1 TB Expansion Card (matches internal storage exactly)
Almacenamiento externo: USB 3.2 External HDD Support
Unidad óptica: 4K UHD Blu-Ray Drive
Performance Target: 4K @ 60 FPS, Up to 120 FPS.

Vamos a algunos de talles, el procesador está hecho a la medida, tiene algunas diferencias menores con respecto a los Zen que podemos comprar para nuestra propia PC, no son demasiados cambios porque son más para ajustarse a las necesidades de una consola donde las operaciones son ciento por ciento gaming y no hay un trabajo tan general como en un CPU de escritorio.

Cuenta con ocho núcleos Zen 2 a 3.8GHz, el GPU es un RDNA 2 con 52 unidades a 1.825GHz y con 16GB de memoria GDDR6 y bus de 320 bits, esto da unos 12 TFLOPS que es el doble que la generación anterior ( Xbox One X) con lo que pueden alcanzar 4K a 60fps sin problemas.

El almacenamiento interno ya se sabía que iba a ser un SSD de 1TB, será NVME así que bien rápido, pero además hay una expansión física en forma de cartuchos que no son más que otro SSD conectable en forma de pequeño cartucho, me parece genial dado los costos que han bajado en unidades sólidas. Además de esto contará con puerto USB 3.2 para conectar discos externos de mayor capacidad y una unidad de Blu Ray. No se si hoy en día es necesaria pero todavía hay muchas películas en 4K que pueden aprovechar esto y la XBox es, además, un centro multimedia completo.

Aumenta muchísimo la capacidad de transferencia, de los 120MB/s de la generación anterior a una barbaridad de 2.4GB/s puros o 4.8GB/s comprimido, lo que es entendible considerando las expansiones de almacenamiento, hay mucho foco en esto último.

El ancho de banda de la memoria también aumenta notablemente a un máximo de 560GB/s debido a que hay que llenar una pantalla 4K a 60fps, claro. El CPU será fabricado en proceso de TSMC a 7nm.

El GPU ofrecerá, además, Ray Tracing, la performance de esto estaba un poco en duda ya que suele ser NVidia quien va más adelantado, pero al parecer el GPU de AMD es competente para ofrecerlo en buen framerate, los devs tendrán acceso a funciones de bajo nivel para usarlo.

Tiene decisiones de diseño interesantes, por ejemplo la memoria está dividida en dos grupos, seis bloques de 2GB y cuatro de 1GB, unos 10GB tendrán transferencia de 560GB/s y 6GB a 336GB/s. 10GB de GPU, 3.5GB quedarán para memoria standard, el resto para el SO, decisiones curiosas cuando se viene de un bus de 384 bits más lento a uno de 320 bits más rápido con GDDR6 que escupe datos a 14Gbps.

En síntesis, es una belleza de hardware que los developers tendrán que aprovechar para sacarle el máximo provecho y ofrecer juegos con amplio margen en lo creativo. No se olviden de leer completo el artículo de Eurogamer!

Dejá una respuesta