Inicio Aviación Airbus quiere aviones a hidrógeno a partir de 2035

Airbus quiere aviones a hidrógeno a partir de 2035

1

Los recuerdos del hidrógeno en un vehículo de pasajeros nos llevan directamente la Hindenburg pero salvando las distancias no es precisamente de lo que estaríamos hablando aquí sino que es para utilizarlo como combustible.

La combustión de hidrógeno deja como único residuo vapor de agua así que técnicamente es “cero emisiones” y a eso apunta Airbus con su nuevo proyecto de tres aeronaves distintas para probar la eficiencia y capacidad de lograr vuelos sin contaminación.

Hoy por hoy el combustible usado, JP-1 derivado del petróleo, combinado con los eficientes motores está bastante bien en términos de contaminación pero no es suficiente. En otras épocas nos hubiese parecido totalmente “limpio” pero no deja de quemar combustible en grandes cantidades y emitir suficiente como para que no sea bien visto.

La idea de estos tres vehíclos es poder utilizar hidrógeno en configuraciones “tradicionales” y también en otras más eficientes, el primero un concepto para mover entre 120 y 200 pasajeros a una distancia de 3700km con un turbofan modificado para hidrógeno. Otro de los conceptos es uno turbohélice para 100 pasajeros y 1800km de alcance.

El tercer vehículo es ya con un diseño distinto utilizando la capacidad del cuerpo del mismo para generar sustentación (lifting body) que une alas y fuselaje en una misma forma. Llevamos años viendo esto en papel pero ninguna empresa se ha animado a llevarlo a la práctica más allá de su uso miltar ¿Veremos algo así o serán igual de cobardes con todo diseño novedoso?

Lo cierto es que la parte que no es bonita de todo esto es el almacenamiento y distribución del hidrógeno. Al ser un elemento tan volátil y peligroso de manejar es fácil cometer errores así que el tema no estará, desde mi punto de vista, en si los motores pueden o no usarlo (eso ya está probado que sí y funciona bien) sino en el almacenamiento tanto en aeropuertos como el mismo avión, el manejo de altas presiones (la mejor forma de hacerlo es líquido) y bajísimas temperaturas y el ya conocido tema de las pérdidas porque al ser un compuesto tan “pequeño” (literalmente) se filtra por absolutamente todo.

Imaginen que si se escapa un poco de JP-1 como mucho hay que limpiar, si se escapa H2 hay que salir corriendo, se vuelve gas automáticamente y es super volátil e inflamable con el mismo oxígeno del aire y con muy poco esfuerzo para entrar en ignición. Por eso el hidrógeno sólo se utiliza en celdas de combustible (generan electricidad) o en cohetes (en estado criogénico y no siempre se usa).

FuenteThe Guardian
Artículo anteriorTikTok no se fue y WeChat tampoco
Artículo siguienteTesla Model S Plaid, el nuevo eléctrico de lujo
TG Founder, editor principal y redactor incansable, tecnófilo y space lover, blogger y vlogger, no ingeniero, sólo autodidacta

1 COMENTARIO

  1. Siguen insistiendo con el hidrógeno y sigo pensando que es un callejón sin salida. Tendría más sentido usar metanol como combustible. Se puede fabricar en biodigestores y es “carbon neutral”.

Dejá una respuesta