SpaceX logra el primer vuelo de Starship SN8 con resultados positivos y explosivos

0

Para los que menos saben de cohetería y viajes espaciales la explosión del prototipo SN8 sonará a fracaso pero todos los que disfrutamos de esta nueva carrera espacial sabemos que fue un rotundo éxito.

Era el primer intento de un prototipo con muchas cosas nuevas, demasiadas, de esas que pocos se animarían a probar “tan pronto” pero esa ha sido la estrategia de SpaceX para el desarrollo de Starship: rápidas iteraciones y pruebas más rápidas aun.

La SN8 iba a despegar un día atrás pero se canceló a segundos de que iniciaran los motores, al día siguiente en su primer intento se frenó todo a dos minutos pero le dieron una nueva hora tentativa. Y así fue: lo hizo!

Despegó maravillosamente bien con sus tres motores Raptor elevando la nave, alcanzó una gran altitud (alrededor de 12km) y empezó a apagar los motores, primero uno, luego el siguiente y luego todos apagados.

Ahí realizó la gran maniobra, rotar para tener un ángulo de ataque de unos 70 grados y aprovechar el rozamiento con la atmósfera para reducir la velocidad. Una maniobra distinta a la que performa el Falcon 9 que cae verticalmente y frena solamente con motores.

La SN8 hasta aquí había cumplido la misión del día para la cual la probabilidad que le daba Elon Musk de cumplimiento apenas llegaba al 33%.

En el momento final, donde debía rotar y encender motores nuevamente, todo parecía ir a la perfección pero según el mismo Musk la falta de presión en los tanques de cabecera provocó que los Raptors perdieran potencia, uno se apagó y la velocidad de descenso era demasiado alta.

El impacto fue demasiado fuerte pero justo en el medio de la plataforma, la guía funcionó bien pero SN8 se partió en mil pedazos en una espectacular explosión.

Esta falta de presión dejó a los motores sin suficiente energía para aterrizar pero lo que pudimos ver no sólo es prometedor, confirma que SpaceX sí que sabe hacer naves espaciales.

Tengan en cuenta el contexto: poco presupuesto (es mucho dinero pero en comparación a otro tipo de desarrollos es muy bajo), tiempos acelerados (todo en el lapso de un año), motores nuevos nunca probados en vuelo (primera vez que vuelan tan alto y tantos al mismo tiempo), nuevo combustible (metano líquido), nuevo perfil de vuelo (descenso de “panza”), nuevo material de construcción (acero), todo es nuevo en la Starship! Y en su primer intento para alcanzar esos 12km lo lograron.

Ahora lo que viene es el análisis de los datos, desde ya que la SN8 estaba llena de sensores transmitiendo telemetría de cada mínimo detalle, por eso tan pronto se supo de la falla.

SN9 despegará muy pronto, dependerá de los datos de SN8 para verificar que se puede volar sin problemas o si conviene hacer algunos cambios, las SN10 y SN11 estan en pleno ensamblaje, y desde SN12 a SN16 en distintas etapas de desarrollo, cada una con cambios entre versiones para mejorar y agregar funcionalidad.

También está en construcción, aunque lentamente, el cuerpo principal del Superheavy BN1, el del gran cohete propulsor que llevará a Starship a cuestas al espacio ya que la Starship por sí misma no alcanza el Delta V suficiente para la órbita.

Pasaron 15 meses en total desde que armaron un cacharro de acero para la presentación pública y el trabajo actual en Boca Chica, Texas, poco más de un año para un vehículo que vuela, funciona. Todo esto a la vista del público donde cada test de presión o motores se hace a la vista de todos, algo impensado en esta industria.

Artículo anteriorLa FTC de Estados Unidos demanda a Facebook y pide deshacer sus adquisiciones de Instagram y WhatsApp
Artículo siguienteEspecial Tecnogeek: Lo que importa de Apple Silicon no es el M1 sino el 2, 3 o 4
TG Founder, editor principal y redactor incansable, tecnófilo y space lover, blogger y vlogger, no ingeniero, sólo autodidacta

Dejá una respuesta