El test del SLS deja más dudas que certezas sobre el proyecto Artemis

0

Ayer sábado 16 de enero la NASA condujo el test más importante del lanzador SLS, con los cuatro motores RS-25 ensamblados en el cuerpo principal del futuro lanzador, el más atrasado y costoso al momento, y la prueba no salió como se esperaba.

Según la NASA falló un componente principal, sin aclarar cual de ellos, que provocó que se abortara prematuramente la prueba. De los 250 segundos que necesitaban probar, más de cuatro minutos, y los ocho minutos que querían para darle un testeo completo, apenas se pudo ejecutar durante 67 sembrando dudas sobre todo el plan Artemis para llegar a la Luna.

El lanzamiento previsto para este año, luego de esta prueba, quedará pospuesto hasta 2022 como mínimo. El problema es que la prueba debería hacerse nuevamente y eso atrasará todo, especialmente los vuelos reales.

El SLS deberá ser el encargado de lanzar la nave Orion con astronautas en ruta hacia la Luna, la idea original de la saliente administración Trump era llegar antes de 2024 (cuando todavía suponían que iban a tener un segundo mandato para irse por la puerta grande) pero luego de este imprevisto fracaso queda por ver qué decidirá la nueva administración Biden.

Desde ya que nadie espera una primer prueba exitosa pero el proyecto SLS, que combina los motores viejos de los transbordadores, el tanque principal de combustible adaptado (el famoso cigarro naranja) y los clásicos boosters sólo ha servido para gastar una ingente cantidad de dinero sin un vuelo del sistema. No sólo eso, ya supera ampliamente la década de atraso.

¿Quién es el contratista principal? Imaginenselo: Boeing Space. La empresa ya viene con problemas con su propia cápsula fallida y ahora esto. Hace poco se hizo de Aerojet Rocketdyne la cual provee los motores RS-25 que, en este diseño, en vez de recuperarse como los de los transbordadores (los cuatro motores probados hoy ya fueron utilizados en el Shuttle) serán desperdiciados y descartados en el océano Atlántico en cada lanzamiento. Claro, cuando empezó este proyecto ni siquiera existía SpaceX ni mucho menos la recuperación completa de lanzadores.

Dejá una respuesta