Nauka es un módulo con un diseño de la era soviética que comenzó a construirse en 1995 y recién ayer logró llegar a la Estación Espacial Internacional (ISS) y acoplarse pero no sin dar unos cuantos sustos a todos.

Primero que nada el lanzamiento mediante un Proton M fue normal sin ocurrencias pero ya en órbita hubo un par de fallas especialmente por un glitch de software que provocó una igualación de presión en los tanques de combustible que casi deja a los motores DKS sin uso y limitó su capacidad de reubicar la órbita.

Por suerte lograron realizar las maniobras con mucho cuidado para no quedarse sin combustible y hasta la ISS cambió un poco su órbita para que fuese más sencillo el acople.

Por su parte la ISS desacopló el módulo Pirs para darle espacio Nauka.

Los rusos habían entrenado a su cosmonauta Oleg Novitsky para acoplar Nauka usando el sistema de telepresencia TORU pero no hizo falta porque el viejo y confiable Kurs realizó el trabajo y el módulo de 20 toneladas logró acoplarse. Pero ahí volvieron los inconvenientes.

Más problemas

Mientras intentaban desconectar el sistema de propulsión que ahora era inútil (y peligroso por los fallos que había tenido) otros propulsores del módulo se activaron repentinamente.

Esto forzó a toda la estación a rotar hasta unos 45º mientras que el módulo Zvezdá encendió los propios para contrarrestar esto.

Por suerte cambiaron a la cápsula descartable Progress MS-17 así Zvezdá no se quedaba sin el preciado combustible que necesita para sus operaciones normales y lograron recuperar el control de la ISS durante los 45 minutos que duró el “problema”.

Los motores de posicionamiento fallidos sencillamente agotaron su combustible y ahí terminó todo.

El Nauka ahora está felizmente acoplado pero no sin haber provocado momentos realmente incómodos en la ISS, no es que estuviesen en un peligro inminente ni nada parecido, por algo los módulos contrarrestaron el giro que no era ni siquiera rápido, pero dejó en claro los problemas de calidad de Roscosmos en el producto final.

Ahora Nauka (Ciencia en ruso y se pronuncia Naúka) es parte del segmento ruso de la Estación Espacial Internacional.

Pueden leer muchos más detalles técnicos en el blog de Daniel Marín.

Artículo anteriorMotorola amplía su familia Edge con los Edge 20, Pro y Lite
Artículo siguienteGoogle quiere ponerle IA a todo, los Pixels y su SOC Tensor
TG Founder, editor principal y redactor incansable, tecnófilo y space lover, blogger y vlogger, no ingeniero, sólo autodidacta

Dejá una respuesta