Categoría: Espacio

Fabio Baccaglioni

El Starhopper es un pequeño demostrador de tecnología de SpaceX que cuenta con tres motores Raptor y que es la bancada de prueba no sólo para estos motores sino para todo el proyecto Starship.

De entrada se puede apreciar una interesante diferencia con otras naves espaciales: Es de acero inoxidable. Pero además de esto utiliza motores más que novedosos de ciclo cerrado completo y con Metano como combustible. Starhopper es el primer paso antes de construir la verdadera nave final, Starship.

El plan de SpaceX es disparar los motores y elevar la nave unos 20 metros, realizar maniobras de tránsito lateral y volver a aterrizar. Este tipo de pruebas se realizaron hace unos años con el Grashopper, la misma idea pero para el Falcon 9, lo que permitió desarrollar la tecnología de aterrizaje vertical con éxito.

El primer test había sido hace unos meses y apenas se había elevado unos centímetros ya que estaba completamente amarrado al suelo, la idea era probar motores solamente. Ahora, en cambio, deberá demostar cuán navegable es. Los motores estarán al 50% ya que al 40% tienen problemas por el bajo caudal. Será ruidoso y lleno de humo pero, según anuncia, también habrá streaming en vivo.

En teoría el 16 de Julio sería el intento, luego de éste Elon Musk habló de una prueba futura de 20km de altitud en unos pocos meses y el objetivo comercial para Starship es 2021.

Fabio Baccaglioni

ente y la plataforma Vega era, por lejos, la más segura en términos estadísticos porque hasta ayer no había tenido ningún fallo jamás. Pero, al parecer, siempre hay una primera vez y un Vega tuvo una mala jornada.

A dos minutos de iniciado el despegue el cohete de combustible sólido empezó a cambiar su rumbo a uno anómalo. El cohete había despegado desde el puerto de Kourou en la Guayana Francesa y cargaba el Falcon Eye 1 de 1200kg perteneciente a las fuerzas armadas de los Emiratos Árabes Unidos. Era un satélite construido por Airbus Defence basado en los franceses de la constelación Pleiades y con una órbita esperada de 611Km para obtener fotografías unas 15 veces al día.

El problema, al parecer, estuvo en la ignición de la segunda etapa Zefiro 23. Los restos fueron cayendo hacia el Atlántico sin alcanzar la órbita. No es raro que los cohetes de combustible sólido tengan problemas pero Arianespace parecía tenerlo controlado hasta ahora.


Via ESA

Fabio Baccaglioni

La Orion es la cápsula con la que la NASA pretende llegar a la Luna durante los próximos años, para ello deben no sólo terminar a tiempo el cohete masivo SLS sino que hay que probarla en todos los sentidos posibles.

Esta semana se realizó con éxito una de las pruebas determinantes: el sistema de escape. El Abort System tiene que permitirle a los futuros astronautas de la Orion escaparse de un lanzamiento en pleno asceso que sea problemático, el sistema es el más viejo conocido y probado: un cohete en la punta de la cápsula en una torre que sencillamente va más rápido que el SLS y la impulsa lejos del riesgo.

El martes por la mañana se puso a prueba esto con un mockup de la Orion que no era más que una cápsula con la misma forma y llena de sensores, un pequeño cohete (Peacekeeper) que sólo duraría un par de minutos de vuelo y la torre de escape. La misión en total apenas duró 3 minutos.

Todo salió como corresponde, 55 segundos de vuelo y la cápsula espaca violentamente con su cohete hascia la "seguridad", obviamente como no se trata de una Orion real no hubo paracaídas que recuperara la cápsula, el test se hace justamente en el famoso "Max Q" que es el momento de mayor carga aerodinámica en el lanzamiento, si se sobrevive a eso está todo más que bien.

Si todo sigue en pie para 2022 veremos vuelos de Orion y 2024... quien les dice... una misión lunar, tengo poca fe pero bueno...

Fabio Baccaglioni

Titán es uno de esos satélites que cuentan como un planeta, por tamaño, por vida geológica, atmósfera y posibilidad tanto de colonización como de vida. No es como la Tierra, su atmósfera cuatro veces más densa que la nuestra no es precisamente amigable con nosotros, llueven hidrocarburos y hay lagos formados por estos, la temperatura ronda los -179 grados, pero es un lugar excelente para estudiar el sistema solar.

Titan es como una Tierra hace 2.700 millones de años en varios sentidos y lo genial es que van a explorarla de una forma muy particular: volando.

La misión se llama Dragonfly y contará con una especie de rover-drone volador aprovechando la densidad de su atmósfea que le permitirá volar sin inconvenientes (contra lo complejo que es en la tenue atmósfera marciana), el satélite de Saturno ya fue visitado por la sonda Cassini-Huygens en 2004 y esto corroboró mucho de lo que se esperaba, pero falta más.

El viaje comenzará en 2026 y arrivará en 2034, son unos cuantos años de trayecto, el drone buscará procesos químicos prebioticos, analizará cráteres, obviamente los compuestos orgánicos, su atmósfera, la superficie de los lagos que tiene y, si es posible, investigar si existió algún proceso similar al de la vida que conocemos (o la que no).

Llegará primero al ecuador en las dunas “Shangri-La” (según la NASA similares a las dunas en Namibia), explorará en cortos vuelos para ir realizando saltos cada vez más largos hasta alcanzar los 8 kilómetros. Luego se dirigirá al crater Selk donde hay evidencias de que en el pasado hubo agua, moléculas orgánicas, combinadas con carbón, oxígeno, hidrógeno y nitrógeno. El objetivo final es que vuele unos 175km.

Titan es uno de los mejores casos para visitar en el corto plazo, es un mundo realmente distinto, la forma de hacerlo también es una novedad y esperemos que aun con el largo viaje llegue a volar en este satélite. El programa New Frontiers es el que va creando este tipo de misiones para explorar el sistema solar, el presupuesto es limitado y hay en lista una gran cantidad de misiones posibles, ojalá tuviéramos más misiones como estas.

Via NASA

Fabio Baccaglioni

En su tercer vuelo el Falcon Heavy de SpaceX tiene mucho que demostrar, esta vez no tanto si puede llegar al espacio con carga útil, esa fue la última misión, sino si puede entregar mucha mercadería en tres órbitas distintas en una misión llamada STP-2 .

Esto implica que el riesgo estará en la segunda etapa que tendrá que encender en múltiples oportunidades su Merlin 1D y ubicar, órbita tras órbita, los 24 satélites que lleva entre ellos un contrato más que importante con la Fuerza Aérea de los EEUU.

Si bien no es carga crítica de la USAF es el primer lanzamiento de ellos en un Heavy y si todo sale como se espera podrán conseguir más contratos que suelen ser suculentos superando cargas de 1.000 millones, y, principalmente, alcanzar órbitas exóticas que la USAF requiere para sus misiones más secretas, si lo consigue recibirá la certificación para los National Security Space Launch (NSSL).

Adicionalmente el cohete llevará carga más que interesante de distintas agencias como el NOAA, la NASA, el Departamento de Defensa, varias universidades, y hasta la vela solar de la Planetary Society que busca probar su capacidad en un diseño mayor, idea original de Carl Sagan.

El lanzamiento está previsto para hoy lunes a partir de las 22:30 desde el complejo 39A del Kennedy Space Center en Florida, EEUU. Si el clima acompaña (70%) podrán verlo en el streaming oficial que comienza 15 minutos antes.

Via SpaceX

Fabio Baccaglioni

La agencia espacial japonesa viene cumpliendo hitos poco a poco pero de forma consistente y ahora tiene un plan: llegar a las lunas marcianas. Así es, porque no es lo mismo que ir a Marte pero es paret de ir al planeta rojo, explorar las dos pequeñas lunas marcianas, Fobos y Deimos, es un desafío interesante y totalmente factible.

Para esto se han asociado con sus pares de Alemania (DLR) y Francia (CNES) en la misión llamada Martian Moons eXploration (MMX) que incluirá una sonda y un rover para visitar uno de estos dos satélites. Si todo sale como se espera este será el primer rover en posarse en un cuerpo menor del sistema solar, hasta ahora la Luna había sido el más "pequeño" en tener a un rover rodando por su superficie.

Tanto DLR como CNES estarán ayudando a JAXA a preparar dicho rover y DLR permitirá el uso de la torre de Bremen que se utiliza para simular ingravidez y así poder testear los equipos y sistemas en un ambiente semejante.

Lo que todavía no está definido es cuál de los dos satélites marcianos recibirá la visita del rover (la sonda pasará por ambos) aunque el más probable es Fobos aun siendo más denso y con mayor gravedad, pero puede ser más interesante. Explorará su composición, origen y si puede ser una fuente de combustible o agua para misiones futuras al planeta. La misión está planeada para 2024 si es que llega a la fecha estimada de lanzamiento y esto le permitiría llegar a destino en 2025.

¿Termina ahí? No! MMX tiene como misión retornar con muestras y esto se estima recién para 2029, pero es genial si logran traer algo de regolito satelital marciano, una extraña combinación.

Via JAXA y MMX

Fabio Baccaglioni

El próximo lanzamiento del Falcon Heavy de SpaceX tendrá algunos pasajeros especiales y uno de ellos es la segunda vela solar, LightSail 2, preparada por la Planetary Society, un proyecto comunitario para probar si efectivamente puede funcionar una vela de este tipo.

Las velas solares son enormes superficies que reflejan la luz y que, en teoría, deberían poder capturar suficiente momemtum de los fotones del Sol para poder actuar como una vela contra el viento. En resumen, que la luz sea tu viento y no tengas que utilizar combustible para acelerar en el espacio. Las velas estan hechas de mylar y poliester.

Obviamente para esto hace falta MUCHO testeo y las LightSail anteriores no todas tuvieron suerte, el primer intento de 2005 por el pequeño presupuesto despegó desde un Volna ruso que no llegó al espacio, El NanoSail-D de la NASA se quemó en el fallido Falcon 1 de Agosto de 2008, la Planetary Society comenzó a trabajar en 2009 utilizando este diseño aplicado en un CubeSat. En 2011 la NASA desplegó con éxito la NanoSail-D2. En 2015 la LightSail 1 alcanzó el espacio en un Atlas V pero la altitud en la que se encontaba sólo permitía testear el despliegue pero no el impulso solar ya que el arrastre de partículas de la alta atmósfera tan sólo sirvió para devolverla a Tierra. Aun así fue un éxito.

Ahora la LightSail 2 apunta a una órbita más alta (unos 720km) y con una superficie mayor que le permita demostrar el impulso solar efectivo, el vuelo del Falcon Heavy está planificado para el 24 de Junio, la carga primaria de dicho vuelo es el satélite STP-2 de la US Air Force. También será el primer lanzamiento del Falcon Heavy de noche. Además de LightSail volará un reloj atómico.

El sueño de Carl Sagan está cada vez más cerca!

Via Planetary Society

Fabio Baccaglioni

Anoche un lanzador Falcon 9 de SpaceX llevó al espacio los primeros 60 satélites Starlink que ya les habíamos mencionado antes, el vuelo se atrasó más de una semana primero por vientos en capas altas de la atmósfera y luego para hacer una actualización de software en los particulares satélites planos.

El lanzamiento, como se esperaba, alcanzó su altitud y separó los satélites que poco a poco se irán desplegando, es la primera tanda de varios miles ya que el plan completo es de 12.000 satélites en constelación, estos primeros son la "beta" después del lanzamiento de otros dos que fueron la primera prueba piloto. Los Starlink desplegarán sus paneles solares y tres horas después iniciarán sus motores iónicos (utilizan kriptón) para establecer la órbita final.

El plan de SpaceX es para 2020 completar la constelación, aun si tarda un año más de lo previsto será algo jamás realizado en tan corto plazo porque significaría 200 lanzamientos, por lo que lo más probable es que o tardan más o utilizan algún Falcon Heavy para que semejantes números tengan sentido. De todos modos lo relevante es que esta constelación será la fuente de ingresos de SpaceX para su proyecto Starship.

Por otra parte, y mirando hacia la Luna, la NASA relizó el primer pedido formal de un componente para la estación Gateway que deberá estar en órbita lunar antes del 2024, año para el cual planifican aterrizar en la Luna con dos astronautas.

El proveedor elegido es Maxar con un contrato de 375 millones para fabricar el componente base, el primer módulo, que deberá darle a Gateway energía y posicionamiento, capacidad de maniobra y docking básico. Ayudando a Maxar estará Blue Origin que últimamente viene negociando buenos contratos con el gobierno (Jeff Bezos ha sabido moverse mejor que Elon Musk en este sentido, mejor lobby, cero show) y la lanzadera podría llegar a ser la New Glenn que todavía no ha tenido ni un sólo vuelo de prueba.

Antes de entrar en órbita lunar deberán hacer un vuelo de prueba en órbita terrestre en 2022 para probar el módulo. Maxar estará basándose en sus propios diseños existentes, en particular el SSL1300 para satélites ya que tiene suficiente experiencia al respecto con más de 270 satélites, 80 de ellos en GEO.Interesante de Maxar es que utilizará por primera vez el Roll Out Solar Array (ROSA) de la NASA, el sistema de paneles solares que en vez de ir plegado como los actuales viajará enrollado y se desplegará en órbita.

Fabio Baccaglioni

Se viene una nueva red y no será cableada, será por satélite, pero a diferencia de lo que normalmente conocemos esta será una red con una latencia más aceptable.

SpaceX no es el único con estos planes pero sí es el que posee su propio vector de lanzamiento así que para enviar su propia red al espacio no necesita pagarle a nadie, es su propio cliente.

Starlink es una constelación de satélites de comunicaciones que deberá llegar a unos 12.000 para 2020. Inicialmente tendrá unos 1600 satélites a 550km, 2800 a 1150km y 7500 a 340km, utilizando las bandas Ku, Ka y V.

Usualmente los satélites de telecomunicaciones son geoestacionaros a más de 32.000km , esto implica un delay importantísimo que no es un problema para un broadcast de televisión pero cuando una comunicación en dos vías es un desastre.

Hoy se lanzan los primeros 60 satélites de Starlink. A continuación más detalles

Fabio Baccaglioni

Ayer Jeff Bezos quien, además de ser el fundador de Amazon, es el fundador de Blue Origin, presentó su visión particular del futuro espacial de su empresa y, como plato principal, el proyecto Blue Moon.

Como su nombre lo indica es el plan de Bezos para llegar a la Luna en 2024. Y si esa fecha les resulta coincidente con el plan de la NASA es porque, efectivamente, es la idea.

A continuación les comentaré sobre Blue Moon, el New Glenn y el nuevo motor BE-7 además de la visión particular del futuro espacial de Blue Origin.