Será algo costoso y sin ninguna duda muy visual y explícito. SpaceX tiene que completar este test para conseguir la aprobación final de la NASA para enviar astronautas al espacio, se trata de probar el sistema de escape en el “peor” momento posible, MaxQ, el punto de máxima presión aerodinámica y el momento más riesgoso para cualquier tripulación con los nueve motores Merlin impulsando el booster.

El lanzamiento “fallido programado” será este sábado 18 de Enero, la Crew Dragon deberá activar sus motores especiales en pleno ascenso separándose del Falcon 9 y la segunda etapa. Esta última quedará destruida casi inmediatamente por lo que el booster principal seguramente no podrá resistir la presión y también explote y/o se desintegre en el intento.

La cápsula acelerará y volará más rápido que el booster escapándose de cualquier riesgo para luego aterrizar con sus paracaídas de forma segura.

Si todo sale como se tiene planeado es probable que, al fin, SpaceX pueda realizar la Demo-2, el segundo vuelo esta vez tripulado, en la primera mitad del año.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí